¿América o The Americas? (IV) – U.S. not America (17)


DIKTAT / DICTATUS

America is United States, United Kingdom, England, Anglo-Saxonia. Repeat with us, America is United States, United Kingdom, England, Anglo-Saxonia. Repeat again, America is United States, United Kingdom, England, Anglo-Saxonia. One hundred times. Homework, write America is United States, United Kingdom, England, Anglo-Saxonia. One thousand times.

América es Estados Unidos, Reino Unido, Inglaterra, Anglosajonia. Repita con nosotros: América es Estados Unidos, Reino Unido, Inglaterra, Anglosajonia. Repita otra vez: América es Estados Unidos, Reino Unido, Inglaterra, Anglosajonia. Cien veces. Deberes: escribir mil veces América es Estados Unidos, Reino Unido, Inglaterra, Anglosajonia.

Anglosajonia: Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Repeat chorus

Propaganda, propaganda, propaganda, propaganda, propaganda.

Propaganda, propaganda, propaganda, propaganda, propaganda.

Propaganda, propaganda, propaganda, propaganda, propaganda.

PROPAGANDA

En la historia moderna del mundo no ha existido país con propaganda más atosigante, malévola y narcotizante que Inglaterra y sus antiguas colonias. Este adoctrinamiento se ejemplifica a la perfección en la apropiación del nombre de uno de los cinco continentes habitables del planeta, América, por un país de Anglosajonia llamado Estados Unidos, United States en su idioma original, mientras emplea el vocablo “Americas”, en plural, para designar al continente americano basándose en la creencia de que son dos sin aportar documentación histórica ni dato objetivo científico que lo relacione con la época geológica actual. No importa. La sociedad anglosajona, a través de su clase política, sus estamentos universitarios y educativos, más sus medios de comunicación, creen ser, por derecho divino y natural, la Historia y Ciencia de la humanidad. Su garantía son los libros, revistas, películas, documentales y series de televisión anglosajonas con las que invaden el planeta y en las que difunden una visión del mundo a su imagen y semejanza.

En las dos ultimas décadas, este influjo propagandístico anglosajón incesante ha dotado de metasemia al término “Americas”: ser una etiqueta geopolítica para englobar a los países situados en América, pero como América es Estados Unidos tienen que evitar que el resto del mundo asocie América a un continente y proseguir con el statu quo actual: América es Estados Unidos. Sin discusión.

No ofrecen por gusto esta solución gramático-política. Históricamente, en la enseñanza anglosajona, “Americas” era un término que se empleaba exclusivamente para denotar la división de América en dos subcontinentes. Ahora, este significante se adapta a un nuevo significado político ante las reivindicaciones puntuales de ciudadanos y gobiernos de otros países americanos, y de estadounidenses de origen foráneo, que protestan por el uso abusivo del vocablo “America” para designar a los Estados Unidos y del gentilicio exclusivo “American/Northamerican” cuando ya existe en inglés un término más preciso: “Usians” [del acrónimo U.S., Unites States], del cual la sociedad anglosajona de origen anglosajón no refiere mención alguna; sólo responden cuando alguien les interpela, y lo cierto es que no lo aceptan de buen grado como se puede leer en foros de internet.

Qué complicada y enrevesada polisemia para ocultar lo evidente: Estados Unidos es un país y América un continente. No importa el idioma.

ORÍGENES

Este camuflado patrioterismo indisimulado anglosajón hunde sus raíces en las luchas de religión europeas del siglo XVI, cuando Lutero [Martin Luther, 1483-1546] propugnó una Reforma del catolicismo con separación del papado romano de la que nacerán diversas religiones cristianas reformistas.

En este contexto histórico, el monarca inglés Enrique VIII (1509-1547) aprovechó para crear una religión propia e independiente de Roma, la anglicana. Mediante el Acta de Supremacía – Act of Supremacy, 1534-, se erige al rey como autoridad suprema del credo anglicano; quien rechazase públicamente esta ley o acusase al rey de hereje se le consideraría reo de alta traición. En 1537, se impone el idioma inglés como lengua litúrgica y se obliga a tener un libro de la biblia, en traducción inglesa y no en latín como era preceptivo hasta entonces, en todas las parroquias para disposición de los fieles [T.Egido López,1992:56]. Debe tenerse en cuenta que el francés, desde la invasión normanda de Inglaterra en 1066, era el idioma de la nobleza inglesa y la burguesía mercantil [Bennassar,B.2003:84], pero a lo largo del siglo XVI, el idioma inglés será la lengua común de la mayoría.

Hacia 1540, con los últimos años de gobierno de Enrique VIII, se vuelve a un catolicismo sin papado y sin compromisos con el luteranismo mientras la inquisición inglesa funciona a todo trapo al igual que en el resto de Europa: papistas ahorcados por traidores al cuestionar la primacía regia sobre la Iglesia y protestantes condenados a la hoguera por herejes.

quema_publica_3brujas_derneburg_harzalemaniaoct-1555

Quema pública de tres brujas en Derneburg (Harz, Alemania, 1555)

La lucha dogmática por imponer una iglesia anglicana ortodoxa y oficializada se refleja bien con la destrucción de la biblioteca universitaria de Oxford, en 1550, por contener libros papistas según su inquisición; Inspección denominaban a este oficio.

castigos_aplicados_delitos-religion-distinta_1534

Penas capitales en Europa (1534)

DUELO DE TITANES

El Book of Common Prayer [Libro del orador común], el libro de oraciones oficial de la iglesia anglicana, se basará, a partir de 1552, durante el reinado del rey niño Eduardo VI (1547-1555), en las teorías religiosas de Calvino (Calvinus, 1509-1564), ideólogo del calvinismo: “dios ha predestinado al hombre a la salvación o a la condenación. […] Es una doctrina que niega todo tipo de acción humana y de mediación eclesial” [Castellote,S.1997:60]. Aunque en Ginebra (1541), “Calvino construyó una sociedad teocrática en la que la Iglesia se imponía al Estado” [Bennassar,B.2003:34]. A partir de 1580, los calvinistas se declararán “reformistas” para distinguirse de los luteranos [Delumeau,J.1985:V] a quienes consideraban menos estrictos y más tolerantes.

espejo_martires1685ilustraciones_jan_luyken_ejecucion-menonitas_entre_1575-1650_bis

Ilustración de Jan Luyken del libro “Espejo de los mártires o Escenario sangriento“, 1685 (primera edición, 1660). Podría representar castigo y ejecución de menonitas, rama de los anabaptistas, probablemente en una ciudad de las Provincias Unidas, 1575-1600. En 1526, la Dieta Imperial (Reichstag), una asamblea de príncipes laicos y eclesiásticos de naciones alemanas, proclamó el principio cuios regio, eius religio [Tal rey, tal religión]: los súbditos serían de la religión del gobernante; si era católico o luterano, ellos también. En 1529, príncipes luteranos y católicos se pusieron de acuerdo en perseguir a los anabaptistas.

El uso del idioma inglés en los oficios religiosos era no sólo un simbolismo antirromano sino una difusión de la biblia a capas de población que tenían prohibida su lectura hasta entonces: mujeres, artesanos y gentes sin sólida formación [Egido López,T.1992:157].

ddl_limburg1509

Xilografía coloreada, 1509. Penas capitales en Laienspiegel, Augsburg, Alemania; siglo XVI.

En Inglaterra, las luchas entre protestantes y católicos crearán mártires en ambos lados [Briggs,A.1994:173-174]. Su período álgido llegará con la subida al trono de María Tudor, María I de Inglaterra, a quien la historiografía anglicana y puritana aborreció y tildó como Bloody Mary, María Sanguinaria [Castellote,S.1997:69], magnificada igualmente en el martirologio anglicano y puritano [Egido López,T.1992:163], es decir, libros morbosos dedicados a divulgar la vida de personas asesinadas por su fe religiosa para ensalzarlos como mártires y, en Inglaterra, el texto de John Foxe (1563) es el epítome clásico; esta clase de libros son típicos, en esa época, en Inglaterra y Alemania.

latimer_ridley_foxe_burning

Ilustración del “Libro de los mártires“, John Foxe (1563). Representa la ejecución de Nicholas Ridley, obispo de Londres de confesión anglicana, y Hugh Latimer, teólogo de religión anglicana, condenados a la hoguera por herejes en el pueblo de Oxford, 1555.

María I de Inglaterra se casó con Felipe II de España en 1554, una enamorada, el otro por conveniencia. En 1555, Felipe II abandonaría Inglaterra llamado por su padre; no se volverían a ver hasta marzo de 1556, para pedir ayuda militar a María I, la cual reinará entre 1553 y 1558.

Durante el primer año de reinado de la católica María Tudor se revocarán algunos artículos del Acta de Supremacía. A partir de 1554, comenzarían las persecuciones religiosas contra los protestantes; retornaría el latín a la liturgia; se quitaron las biblias de los templos y parroquias y se reanudó la relación con Roma, además de permitir de nuevo las procesiones y las imágenes en las iglesias. En la Inglaterra de entonces, al igual que en otros países europeos, la religión y las directrices de la Iglesia dependían ahora del monarca.

Esta preponderancia del catolicismo en Inglaterra disminuirá al coronarse reina su hermanastra Isabel Tudor, Isabel I de Inglaterra, bajo cuya protección (1558-1603) la religión anglicana se afianzará como única y universal desterrando al catolicismo enriquiano que era, durante los primeros años de su mandato, la religión de la mayoría de la población [Floristán,A.2002:214].

ANGLICANISMO

Isabel I reinstaurará, en 1559, el Acta de Supremacía con algunas modificaciones: todo cargo público civil o eclesiástico debía jurarlo; negarse significaba traición que implicaba remoción, multas pecuniarias y, en ocasiones, cárcel perpetua. En consecuencia, hubo una nueva jerarquía eclesiástica afecta a la religión anglicana que fomentó con entusiasmo dicho credo. Isabel I dejó clara la primacía del reino inglés sobre Roma en la religión [Delumeau,J.1985:77]. Su “secretario de estado, William Cecil, tenía por axioma político que ningún Estado podía sentirse seguro si tenía dos religiones” [Molas,P;et al.1993:304]. De hecho, en Europa, las tres grandes monarquías del siglo XVI – España, Francia e Inglaterra-, tenían claro que la “unidad religiosa eran una condición básica para la obediencia política, y la existencia de varias confesiones un elemento de potencial conflicto civil” [Floristán,A.2002:201].

radbraken

La rueda (radbraken), XVI, xilografía. Pena capital aplicada en Europa hasta 1841, especialmente Suecia, Flandes español [Provincias Unidas luego], Francia, Escocia y las naciones italianas y alemanas

El anglicanismo(*) isabelino, manteniendo un equilibrio entre protestantismo y catolicismo, se alejó de los fanatismos religiosos en los primeros años del reinado, pero la “tolerancia inicial se convirtió en represión sistemática de los disidentes” [Egido López,T.1992:165] y esta “situación ecléctica se convirtió cada vez más en oposición flagrante a todo lo ‘católico’ “ [Castellote,S.1997:70].

middeleeuwen-technieken-dood1

Ejemplos de empalamiento en la Europa del XVI-XVII. No siempre era por el ano/vagina.

Se instituyó la obligación de asistir a la iglesia los festivos bajo pena de multa [Floristán,A.2002:211], entre otras medidas tendentes a erradicar el catolicismo y eliminar otras disidencias religiosas como el puritanismo.

Para la década de 1560, la palabra “puritana” era ya corriente en Inglaterra: una fracción religiosa de la Reforma que preconizaba colocar una biblia en cada hogar y no solo en cada parroquia [Briggs,Asa.1994:172]; estos críticos con la supuesta tolerancia religiosa de Isabel I buscaban “purificar la Iglesia de los residuos papistas y una organización eclesiástica mas calvinista”. A los mas radicales los llamaron presbiterianos [presbiterio=parroquia]” [Floristán,A.2002:212].

thomas_cranmer_se_hace_quemar_la_mano_antes_hoguera

El nivel de fanatismo religioso europeo tiene en Inglaterra un buen ejemplo en el arzobispo de Londres, Thomas Cranmer. Cranmer se retractó varias veces de herejía ante la amenaza de condena a la hoguera, pero las autoridades no le creían. Se le conminó a una última retractación en público leyendo su propia declaración escrita. Ese día, Cranmer renegó de todo lo escrito por su mano derecha, “esa mano indigna”; textos que no escribió con el corazón. A continuación, pidió que le quemaran la mano primero.

En 1563, se publica la primera edición del que será más conocido como Libro de los mártires, de John Foxe. La era de la propaganda anglosajona comienza a despuntar. Recuérdese que, en este texto, se designa al pueblo inglés como el rebaño elegido por el dios de los cristianos en sustitución de los traidores judíos que vendieron a Jesús, principal divulgador del cristianismo, un personaje – no está claro su existencia histórica-, que enseñó las reglas de esta creencia humana en la época del Imperio romano allá por el siglo I.

Capitulo de la serie dedicado a los libros en el siglo XVI: ¿América o The Americas? (3)

NACIÓN, PATRIA Y RELIGIÓN

En 1568, la abdicación forzada de la católica María Estuardo [Mary Stuart, 1542-1587], María I Reina de los escoceses, produce un levantamiento de la nobleza católica en el norte de Inglaterra con la esperanza de que Francia o España les apoyasen. Isabel I reprimió esta revuelta sin grandes esfuerzos en 1569 [Lutz,H.1992:146]. Este suceso histórico lo aprovechó el papa Pío V, en 1570, para excomulgar a Isabel I por herejía, y declarar “extinguidos sus derechos al trono y prohibir a los súbditos prestarle obediencia” [Lutz,H.1992:145], esperando conseguir con ello una sublevación social que “sólo logró efectos contraproducentes para los católicos ingleses y adhesiones más fervientes aún en los súbditos” [Egido López,T.1992:165] y provocó, a su vez, el sentir de los adeptos anglicanos de vincularse a la corona como insignia de una identidad nacional [Castellote,S.1997:70]. De hecho, anglicano equivaldrá a inglés hasta el siglo XVIII. Es, justamente, en este siglo, donde se materializan las identidades nacionales europeas: “La palabra ‘patriotismo’ no aparece hasta el siglo XVIII pero el significado de ‘patria’ – tierra natal, origen de los antepasados-, se extiende a un territorio mas amplio, a una comunidad política, mientras que ‘nación’ agrupaba a quienes hablaban una misma lengua. Surge el ‘sentimiento nacional’ valorando lo propio y desmereciendo lo extranjero y se estereotipan ciudades y naciones mientras la propaganda que acompañaba a las guerras y rivalidades de todo tipo abundaba en calumnias e insultos” [Floristán,A.2002:111].

La bula papal fue una iniciativa personal de Pío V que no acordó con la Corona española al estar en contra Felipe II por motivos políticos [Floristán,A.2002:214], pero a efectos identitarios daba igual porque avivó más el “sentimiento nacional xenófobo de los ingleses y asentó la popularidad de la reina” Isabel Tudor [Egido López,T.1992:166].

En 1572, Isabel I intervendrá en Flandes, los Países Bajos españoles (actuales Bélgica y Holanda), prestando ayuda a las Provincias Unidas que luchaban por separarse del Imperio español. En la década de 1580, esta tensión político-religiosa se tornará critica y el clímax será 1587, con la decapitación de una prisionera ilustre acusada de conspiración, la exreina María Estuardo, prima de Isabel I y aspirante a reina de Inglaterra. Para la realeza española, cualquier esperanza de ganar a la sociedad inglesa para favorecer su política en Europa, pasaba por derrocar a Isabel I del trono.

falmouth_1597

Fueron dos días. El mal tiempo impidió desembarco de toda la flota. Al final los tercios reembarcaron.

Finalmente, varios ataques invasores del Imperio español a Inglaterra, como el de la famosa Gran y Felicísima Armada de 1588; la invasión del suelo inglés en 1595 y 1597 – esta última con una escuadra naval numérica superior a la motejada con miedo y burla de “Invencible” por el pueblo inglés-; y las expediciones navales de ayuda a Irlanda en 1601 y 1603, terminaron por apoyar un sentimiento patriota que “completó la asociación papista igual a español e igual a antiinglés y convirtió la religión anglicana en elemento sustancial de identidad nacional” [Egido López,T.1992:166].

inquisition

“Revivir los viejos tiempos”, anónimo neerlandés. Probablemente, siglo XVII.

Por último, no menos importante, en el reino isabelino estaban mal vistas la derrotas al punto de no dejar constancia en los libros de historia y suponer la condena a muerte de los responsables del fracaso y, por otro lado, tampoco había tolerancia a disentir de la opinión reinante en la corte isabelina toda vez que apenas hubieron luchas e intrigas cortesanas.

Todos estos factores sumados se plegarán juntos en la sociedad inglesa bajo una propaganda panfletaria que propiciará una visión del mundo a su imagen y semejanza.

El inicio de esta nueva era de la identidad inglesa y su superioridad como pueblo, será la sistemática colonización inglesa de Irlanda a partir de 1610, en un proyecto estudiado para implantar una numerosa comunidad protestante y atajar cualquier ataque español imprevisto por la retaguardia de Inglaterra dada la desconfianza hacia el pueblo católico irlandés que ya intentó echar a los ingleses de Irlanda varias veces entre 1595 y 1607 [Ferguson,N.2005:93]. El sistema colonizador que aplicará Inglaterra será el exterminio, expulsión y segregación de la población autóctona y su sustitución por fieles nacionales protestantes (anglicanos, presbiterianos, etc.). Exactamente el mismo método que empleará en América.

(*) El término anglicanismo se usó por primera vez en 1838 (wikipedia)

– – –

Bibliografía:

Egido López, Teófanes. Las reformas protestantes. Madrid: Síntesis, 1992.
Bennassar, Bartolomé. La Europa del Renacimiento. Madrid: Anaya, 1998.
Castellote Cubells, Salvador. Reformas y contrarreformas en la Europa del siglo XVI. Torrejón de Ardoz: Akal, 1997.
Delumeau, Jean. La Reforma. Barcelona: Labor, 1985.
Briggs, Asa. Historia social de Inglaterra. Madrid: Alianza, 1994.
Floristán, Alfredo (coord.). Historia moderna universal. Barcelona: Ariel, 2002.
Molas, P. et al. Manual de historia moderna. Barcelona: Ariel, 2000 (1993).
Lutz, Heinrich. Reforma y Contrarreforma. Madrid: Alianza, 1992.
Ferguson, Niall. El imperio británico: cómo Gran Bretaña forjó el orden mundial. Barcelona: Debate, 2005.
- - -

ILUSTRACIONES: ciertamente, todas pertenecen a sitios web en lengua neerlandesa. De hecho, parecen tener una exclusiva con las imágenes de crueldad y tortura de los siglos XVI y XVII. No es una crítica, es curioso. Seguro que tendrá una explicación.

https://corstoker.wordpress.com/2012/09/20/blasfemie-en-de-moderne-inquisitie/
Ilustración inquisición española; sin año ??
http://www.blikopdewereld.nl/rechtspraak/strafrecht-in-historie/1223-18-overzicht-toepassing-straffen-van-de-14e-tot-het-eind-van-de-18e-eeuw
Ilustraciones  de la tortura en la rueda.
http://www.alatoerka.nl/2010/08/13/hoe-werden-de-mensen-gemarteld-in-de-middeleeuwen-16/
Empalamiento dibujo e imagen real (seguramente un museo).
http://www.alletop10lijstjes.nl/10-verschrikkelijke-martelwerktuigen-uit-de-middeleeuwen/
Radbraken
https://geschiedenis-winkel.nl/bokkenrijders-de-schande-van-limburg-1-francois-van-gehuchten.html
Portada libro
https://anaconda15.wordpress.com/2012/04/18/re-hoe-een-hebzuchtige-christelijke-maatschappij-door-de-eeuwen-heen-om-gaat-met-armlastigen-zoals-dakloze-zwervers-en-bedelaars-in-nederland/
Ilustración original recortada: Folterkammer (Cámara de las torturas)
http://www.jantineoverdenkt.nl/2015/07/07/de-martelaarsspiegel/
Menonitas torturados y ejecutados en una ciudad de las Provincias Unidas, siglo XVI.
http://www.leonvandorp.nl/resources/downloads/DDL_Bokkenrijders_Galg%20voor%20goochelaar.jpg
Xilografía coloreada, 1509, que representa las formas habituales de ejecución.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s