¿América o The Americas? (IV) – U.S. not America (15)


EL DESEMBARCO DE LA MENTALIDAD INGLESA EN AMÉRICA II

Ya desde los inicios del descubrimiento de América por Cristóbal Colón se asocia la antropofagia con las etnias y culturas americanas.

Por entonces ya se habían publicado los dos principales tratados sobre geografía del Renacimiento: los incunables de Estrabón (1469) y Ptolomeo (1475) [Groesen,2007:26]. Ambos seguían propagando los mitos plinianos popularizados por el libro de Jehan de Mandeville o John Mandeville, entre ellos los “anthropofagi” (comehombres) ya mencionados en época de Heródoto; sin olvidar que también Marco Polo atestigua haber visto a los cinocéfalos comer hombres [Ordoñez,2015:229].

01_mapamundi_hartmann-schedel1493_schedelsche_weltchronik_d_013_wikimedia-org_maps-of-the-world

Mapamundi con dibujos de habitantes fantásticos del mundo, de Hartmann Schedel, 1493. Schedelsche_Weltchronik_d_013 (wikimedia.org_maps-of-the-world)

06_nuremberg_chronicles_illustration-aus-der-schedelschen-weltchronik-blatt-12v_1493_de-wikisource-orgDetalle del mapamundi (color) de Hartmann Schedel, 1493

Esta asociación entre antropofagia y “Nuevo Mundo” se asentará en la década de 1530 y, definitivamente, desde mediados del siglo XVI. [Jáuregui,2005]. Y el libro será determinante con la evolución tecnológica de la imprenta después de 1500.

Italia, Flandes y el Sacro Imperio Romano Germánico serán los principales centros de imprentas [Carreño,2008:127-146], aunque a lo largo del siglo XVII se reducirá al sur del Sacro Imperio (actual Alemania meridional) y a las Provincias Unidas de los Países Bajos [Rubiés,2008:345] las cuales ocuparán la preeminencia a mediados de siglo.

El desarrollo industrial de la impresión de libros y la sed de curiosidad por los mundos exóticos fomentan la literatura dedicada a los descubrimientos geográficos de naciones y culturas desconocidas, si bien limitada al mercado local, pues la característica principal de este incipiente género literario, que lo distingue de los otros compendios del conocimiento, es la escritura en lengua vernácula y no en latín, al carecer sus autores de formación académica [Groesen,2007:34].

Surgen entonces los recopilatorios de relatos geográficos que abarcan varios viajes y viajeros. El primero en tener cierta resonancia en Europa será Fracanzano Montalboddo, profesor universitario que publicó Paesi novamente retrovati (1507), conjunto de relatos de América, África y Asia entre los cuales estaban los tres primeros viajes de Colón y el “Mundus Novus” de Vespucci. Se tradujo a cuatro idiomas, entre ellos el latín, y su relativo éxito se debió al embargo de información por parte de las coronas española y portuguesa para proteger sus monopolios comerciales en los territorios allende los mares. Obra influyente en geografía durante décadas [Groesen,2007:37].

02_schoner_globe_1520_western_hemisphere_detail_wikipedia

Detalle del globo terráqueo Schöner, 1520 con la palabra “CANIBALOR TERRA” [Wikipedia]

Esta clase de libros convivía con la literatura cosmográfica, la cual prosigue la fantasiosa tradición grecorromana además de publicar anotaciones editoriales interpretando los relatos publicados. Este género literario alcanzó su apogeo a mediados del siglo XVI y cesaría su existencia en las décadas finales de ese siglo. El principal tratado cosmográfico es Cosmographia (1544), de Sebastian Münster; cuarenta y seis ediciones en cinco idiomas, una en latín; en alemán se publicó hasta 1578 cada dos o tres años. Sin embargo dedicó sólo 150 paginas, de un total de 1.475, a Asia, África y América. [Groesen,2007:35].

Un año después se publicará la obra Geographia universalis, vetus et nova de Claudio Ptolomeo (1545); en su interior figura “un mapa de Sebastián Münster, fechado en Basilea en 1540, que alcanzó gran popularidad no necesariamente entre personas doctas y que se convirtió en un fetiche cultural” de la representación de América [Jáuregui,2005].

03_sebastian_munster-1540_libweb5-princeton-edu

Nouae insulae XXVI noua tabula (xilografía, 26×34 cm), Sebastian Münster (Basilea, 1540)

04_detalle_mapa_sebastian_munster-1540_libweb5-princeton-edu

Detalle del mapa de Münster con la palabra “Canibali” y miembros cortados de un cuerpo

26_laurentius-wordt-levend-geroosterd-bij-marteldood-hans-baldung-grien-1505-1507Laurentius asándose vivo en el martirio (1505-1507), Hans Baldung Grien

(Fuente > http://hdl.handle.net/10934/RM0001.COLLECT.30829)

La literatura erudita persistía aún en la autoridad de los tratados clásicos sobre geografía. Eso cambiará con la publicación de la “innovadora” colección Delle navigationi et viaggi (1550-1559), del editor Giovanni Battista Ramusio (1458-1557). Título de referencia sin precedentes entre sus contemporáneos. Ramusio fue recopilador y traductor de relatos de viaje durante décadas; y creador de la literatura de viajes (colección de expediciones marítimas). Abandonó la proyección ptolemaica en favor de los datos cartográficos más recientes y separó los relatos, principalmente de fuentes españolas y portuguesas, en divisiones geográficas continentales: Europa, África, Asia y América ocupando ésta última, junto a las circunnavegaciones, el segundo volumen de la colección. Tampoco hay alusión a mitos antiguos ni medievales como en la cosmografía de Münster e, incluye, por primera vez, imágenes verosímiles compuestas con xilografías que representan mayormente cultivos y animales exóticos como el maíz, la piña y la iguana. Se reimprimió hasta 1613 [Groesen,2007:39-44].

05_delle_navigationi_et_viaggi_gb_ramusio1550_library-sc-edu

Delle navigationi et viaggi (1550-1559), G. B. Ramusio

Por esas mismas fechas y décadas siguientes se publicarán tres libros que tendrán a América de protagonista y una repercusión en Europa creando la metáfora de los salvajes habitantes americanos: antropófagos, desnudos, idólatras y paganos.

El primero, y más conocido, es el relato de nueve meses de cautiverio de Hans Staden: Warhaftige Historia und beschreibung eyner landtschafft der Wilnen Nacketen Grimmigen Menschfresser Leuthen in der Newenwelt America (Verdadera historia y descripción de un país de salvajes desnudos, feroces y comehombres [antropófagos], situado en el Nuevo Mundo, América). Se publicó en 1557 y “fue un éxito editorial, reimpreso 4 veces ese mismo año en alemán” [Jáuregui,2008] con profusión de láminas, 54 a 56 xilografías (1), 20 de las cuales exponen el rito antropofágico de los tupinambás. Las estampas intentan reflejar la realidad, pero el dibujo es esquemático e impreciso en representar la figura física de un tupinambá. De todos modos, antes de este libro tampoco se tenían ilustraciones verdaderas de los habitantes americanos. El tratado más próximo sería Historia general y natural de las Indias (Sevilla, 1535) de Gonzalo Fernández de Oviedo, y sólo habían “unos simples, por no decir toscos, dibujos de canoas, hamacas y chozas indígenas, varios animales como la iguana, y sobre todo árboles y otras plantas americanas, desde el maíz hasta la guanábana” [Rubiés,2008:329].

07_portada_hans-staden_warhaftig_historia-in_america_1557_ed_bib_u_sao-paulo_obrasrarasvs1-usp-br

Portada “Warhaftig[e] Historia…”,Hans Staden, 1557

08_hsa_1557-nimuendaju_49

Estampa xilográfica del libro de Staden (1557)

El segundo libro, escrito por André Thevet, publicado en el mismo año que el de Staden, es también una cosmografía (como se denominaba a la geografía en aquella época): Les singvlaritez de la France antarctiqve, avtrement nommée Amerique, et de plusieurs terres et isles decouuertes de nostre temps (Singularidades de la Francia Antártica, también llamada América, y de varias tierras e islas descubiertas en nuestro tiempo).

08_andre_thevet_singularitez_france-antarctique_amerique

10_a-thevet_ameriques_choza_188

Aparte de una autoría cuestionada, las 37 xilografías fueron influyentes también en la creación de una iconografía americana [Rubiés,2008:330].

14_cunhambebe-quoniambec

Retrato de Cunhambebe o Quoniambec (tupí) en “Les vrais pourtraits et vies des hommes illustres grecz, latins et payens (1584), André Thevet [Wikipedia]

El tercero en importancia se publicó en 1578 pero cuyo autor, Jean de Léry, narra acontecimientos ocurridos en 1557: Histoire d’un voyage fait en la terre du Bresil, autrement dite Amerique (Historia de un viaje hecho a la tierra del Brasil, también llamada América). Este relato es “uno de los más valorados por la historiografía actual, tanto por el detalle casi etnográfico como por su contribución al mito del buen salvaje” [biblioucm]. Hasta 1611 se editó cinco veces en francés, además de latín, alemán y holandés. Mostraban cinco grabados de gran repercusión en la iconografía del salvaje americano y Jean de Léry se lamenta de no haber podido incluir más “figuras” como era su deseo porque el “impresor no estaba dispuesto a hacer el gasto necesario para que se tallasen [xilografías]” [Rubiés,2008:352].

11_pagina_inicial_voyage_bresil_amerique_jean-de-lery_ed-1578_archive-org

Página inicial del libro de Jean de Léry (1578, primera edición francesa)

12_brasilia_histoire-dun-voyage_ed-latinejean_de_lery1586_fr-wikipedia-org

Portada del libro de Jean de Léry (edición latina, 1586)

Léry se enorgullece, como otrora Oviedo y Staden, de haber sido testigo de todo lo narrado en los textos, y se plantea la problemática de la percepción y la realidad, es decir, al transmitir la imagen real se transforma en imagen mental [Rubiés,2008].

13_nacolabsou-roi-du-promontoire-des-cannibales_1600-1699_bnf-gallica-fr

Nacolabsou, rey del promontorio de los caníbales (1600-1699, bnf.gallica.fr). Se basa en otra icónica imagen del jefe tribal Cunhambebe.

Staden, Thevet y Léry establecen la iconografía del salvaje americano: desnudos, afeitados, tatuados, emplumados y caníbales [Brienen,2006:101-129]; con la ilustración subordinada al texto excepto en Léry que funcionan hasta cierto punto de manera independiente y “constituye un caso excepcional en la literatura etnográfica publicada hasta entonces” [Rubiés,2008].

No sólo los libros contribuyen a crear una imagen del mundo, también la cartografía influye; en este sentido, hay que destacar el “primer Atlas moderno y uno de los más famosos del siglo XVI” [Jáuregui,2008], el Theatrum Orbis Terrarum (1570) de Abraham Ortelius contenía 70 mapas, se editó 31 veces hasta 1612 y se tradujo a 6 idiomas. En el frontispicio de dicho atlas se incluyó por primera vez la personificación de los cuatro continentes del mundo [Brienen,2006:79] como un grupo unificado representando una jerarquía de urbanidad – concepto que guarda semejanza con “civilización”, vocablo nacido en 1766- con Europa establecida sentada en la cúspide y América echada en el suelo. Según el historiador Joan-Pau Rubiés, urbanidad y cristianismo son los dos grandes lenguajes etnológicos del Renacimiento.

15_theatrum-orbis-terrarum_abraham-ortelius1570

Frontispicio del atlas “Theatrum Orbis Terrarum” (1570), Abraham Ortelius

A partir de 1560 el comercio internacional del libro experimenta un crecimiento rápido e ininterrumpido que finaliza al estallar la guerra de los Treinta años [Groesen,2007:64].

Durante esa fase expansiva profesional del libro trabajará Theodore de Bry (1528-1598) cuya firma editorial, en asociación con sus hijos Johan Theodore de Bry y Johan Israel de Bry, implantará una imagen de América perdurable durante un siglo y cuarto en Europa.

La dedicación de Theodore de Bry al oficio de grabador se inscribe en un cambio de época caracterizado por un coleccionismo del conocimiento, sobre todo exótico o de tierras distantes, cuyo epítome son los “Wunderkammern”, gabinetes de curiosidades formados por un conjunto de artificialia (objetos), naturalia (animales/plantas) y mirabilia (maravillas). En ese período, cuyo auge transcurre entre 1550 y 1650, los editores de libros propiciaron catálogos en los cuales se destacaban los relatos y antologías de viajes a tierras lejanas inaugurando la literatura viajera.

El mundo del libro se profesionaliza: las editoriales se concentraron en géneros específicos; los libreros sustituyeron a los humanistas en la edición y se exageró el número de grabados para incentivar la venta de libros que pasa a ser el objetivo principal dado el tiempo y dinero invertidos [Groesen,2007:46]. Es decir, el libro es un negocio. Las firmas editoriales son dueñas, invariablemente, de una librería donde vender sus obras; aunque no poseen imprentas, tienen estrecha colaboración y el pago con libros al impresor no es infrecuente.

El taller De Bry se conforma en 1588 y la obra cumbre de su catálogo de libros será la “Colección de viajes(2), publicada entre 1590 y 1634. Debe su éxito comercial y prestigio a la calidad artística de sus láminas, para lo cual emplearon el método de la calcografía que permitía un realismo gráfico de dibujo detallista incapaz de lograr la xilografía, aunque su uso elevase el gasto de impresión. De hecho, en las imprentas se reservaba la edición calcográfica para los libros con estampas de calidad y la edición barata usaba xilografías. El uso de la técnica del grabado al agua fuerte se introdujo alrededor de 1565 y desplazó al grabado en madera.

La Colección de viajes del taller De Bry se dividió en dos series intituladas, al principio, India Occidentalis e India Orientalis. A partir del tercer tomo, publicado en 1592, Theodore de Bry denominó a la serie dedicada al Nuevo Mundo, “Americae[Keazor,1998:131], en tanto que la que divulgaba África y Asia quedó como India Orientalis. Ambas series aparecieron en alemán, catorce y doce tomos respectivamente, y latín (el idioma de la República de las Letras), en trece y doce tomos [Jiménez,A.B.,2013:44].

17_de_bry_americae_1592_iii-vol_international-loc-gov

Frontispicio del volumen III de la serie “Americae” perteneciente a la obra intitulada “Colección de viajes” (1590-1634) de  Theodore de Bry e hijos. Se aprecia la representación de América con sus habitantes comiendo piernas y brazos y emplumados.

18_de_bry_americae_1592_iii-vol_international-loc-gov

La primera edición de America Tertia Pars se publicó en 1592.

19_de_bry_americae_1592_iii-vol_international-loc-gov

Pormenor de “Dritte Buch Americae”

En total fueron 49 relatos de viajes de expediciones europeas ultramarinas: alrededor de un 40% de fuentes neerlandesas; 15% inglesas y un 30% italianas, francesas, alemanas y españolas; mientras que la recopilación de Ramusio la compusieron 57 narraciones con un tercio de fuentes italianas, otro tercio españolas y 19 viajes de Francia y Portugal [Groesen,2007:46].

16_cornelis-de-jode_america-pars-borealis-canada_1593_raremaps-com_26258american-attack-frobisher_1577

Mapa de América borealis, Cornelis de Jode, 1593

Se compusieron alrededor de 600 grabados en cobre para la colección de viajes de los Bry [Groesen,2007:2], de los cuales 340 ilustraron la serie América [Jiménez,A.B.,2013:44] y 271 la serie India Orientalis.

Esta obra monumental adquirió reputación “de la noche a la mañana” [Groesen,2007]. Hasta entonces, este tipo de relatos sobre América “sólo se habían impreso en idiomas como español e italiano” [Groesen,2007:97].

A principios de la Edad Moderna, en los siglos XVI y XVII, las tiradas de ejemplares más comerciales y habituales eran de 1.000 a 1.500 ejemplares; raramente por debajo de 500 o más de 2.000 [Groesen,2007:110]. En base a estas cifras el historiador Michiel van Groesen considera que los Bry tiraban 1.000 ejemplares por idioma (alemán/latín) de un sólo volumen en formato folio, es decir, la edición cara.

En los últimos años del siglo XVI, los ambientes humanistas identificaban al taller de los Bry como los editores de los libros de historias sobre América. El 57% del dinero obtenido de las librerías de Amberes entre 1590 y 1623, cuyos libreros poseían el catálogo europeo más extenso de títulos de 1590 a 1620, lo proporcionaron los volúmenes de la Colección de viajes [Groesen,2007:86,68].

La serie completa de América se vendía por unos 42 florines a principios de 1600 y mediados de 1610. Se ha calculado de manera aproximada que 1 florín de 1629 equivalía a 75$ del 2001 [Dash,2002:prefacio]. Estos precios eran altos, a la par que el Atlas Theatrum Orbis Terrarum, de Abraham Ortelius, que se vendía por 48 florines y no faltaba en ninguna buena biblioteca privada de Europa según van Groesen.

Por otro lado, también hubo una edición asequible a cargo de la firma editorial Hulsius y con una popularidad semejante.

Los compradores habituales eran humanistas (geógrafos, cartógrafos, médicos, botánicos, etc.), mercaderes, nobles, instituciones eclesiásticas o clérigos, y magistrados urbanos.

20_hariot49_john_waite1585grabado1590

Americanos de Virginia (1590), Theodore de Bry sobre acuarela de John White (1585)

Respecto a la iconografía de la Colección de viajes, los grabados de la Officina de Bry los realizaban “artistas sin experiencia personal” en las tierras de ultramar de ambos hemisferios [Rubiés,2008:346], basándose en dibujos de otros que estuvieron in situ como el cartógrafo inglés John White, quizá el único que se conoce que sabía pintar con cierto canon académico. De algunos ni siquiera se sabrá en Europa como el absoluto desconocido pintor ¿chino? que ilustró, hacia 1590, un tratado manuscrito del gobernador español de Las Filipinas sobre estas islas, denominado actualmente códice Boxer. White es conocido en la historiografía por copiar sus acuarelas Theodore de Bry para los grabados del primer tomo de su serie América. No será hasta el siglo XVIII que se embarcarán artistas en los viajes exploratorios por el mundo [Brienen,2006:34].

21_engraving-by-theodore-de-bry-after-john-whites-watercolour-from-thomas-hariots-a-briefe-and-true-report-of-the-new-found-land-of-virginia-1590_pubdomrew-org

Habitantes americanos. Grabado de Theodore de Bry (1590)

22_john-white-a-cheife-herowans-wyfe-of-pomeoc-and-her-daughter-of-the-age-of-8-or-10-years-1585-publicdomainreview-org

Algonquinos. Acuarela de John White (1585)

Theodore de Bry también adaptaría las ilustraciones de los libros de Hans Staden, Jean de Léry o André Thevet cuando no se recurría directamente a la invención en el taller de los Bry, lo que sucede en la mayoría de los grabados [Keazor,1998:135] que basaban la abundante representación de desnudos de la figura humana en América en un arquetipo manierista del cuerpo según la estética de los antiguos griegos [Keazor,1998:145].

En cuanto a España y Portugal, los países descubridores del mundo ultramarino, apenas contribuyeron con iconografía propia de América debido a la escasa publicación de libros con estampas dado el exclusivo control de la información por parte de sus Coronas las cuales, además, eran las únicas capaces de realizar la inversión económica requerida para componer y publicar tratados etnográficos sobre América, África o Asia [Rubiés,2008:348-349].

24_bissayas-bisayas

Bisayas, etnia de Filipinas prehispana. Dibujo de autor desconocido (¿chino?) para manuscrito del gobernador español sobre las islas Filipinas (1590). Códice Boxer

Con el tiempo, la popularidad entre los lectores europeos por el exotismo de los países lejanos fomentaría la piratería y el plagio de textos e imágenes por parte de los impresores neerlandeses, principalmente de las obras del Taller de los Bry, y transformaría a Amsterdam en la ciudad europea líder en publicaciones de relatos de viaje durante los siglos XVII y XVIII [Brienen,2006:32].

Respecto a Inglaterra, el libro de relatos de viajes más destacable según la historiografía es “Purchas his Pilgrimes” (London, 1625), de Samuel Purchas. No se reeditaría hasta 1905.

24_purchas_his_pilgrimes_1625

Mapa e ilustraciones del libro recopilatorio de viajes “Purchas his Pilgrimes” (1625). Algunas figuras humanas se copiaron de las láminas de Theodore de Bry (ver más arriba).

La imagen icónica de América es salvaje e idólatra y la Colección de viajes (1590-1634) de Theodore de Bry e hijos contribuyó sobremanera a que una minoría adinerada de europeos vilipendiasen a los americanos/americas bajo la regla de la cruz y el hierro e instigaran ese pensamiento entre los subalternos prosperando, en la sociedad europea, la idea de que América estaba habitada por culturas carentes de urbanidad y cuyas creencias consideradas idolatrías servían de excusa para expulsarlos de sus tierras, si antes no los habían exterminado.

“La antropología define el etnocentrismo como la tendencia que lleva a una persona o grupo a interpretar la realidad a partir de sus propios parámetros culturales en la creencia de que la etnia propia y/o sus prácticas culturales son superiores a los comportamientos de otros grupos humanos” (3).

(1) Según la fuente que se consulte varia entre 54 o 56 láminas.

(2) El nombre genérico “Colección de viajes” lo tomo prestado de Michiel van Groesen que explica los motivos de esta denominación en su tesis sobre Theodore de Bry e hijos.

(3) En columna de Samuel Pérez-Attías: “Sub-desarrollo humano“.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

BIBLIOGRAFIA

de Aldama Ordoñez, Celia (2015). Las escrituras especulares del apetito de América: episodios caníbales en la Crónica de Indias. En J. M. Sagredo (coord.), L. P. Garcia, Sobremesas literarias: en torno a la gastronomía en las letras hispánicas (pp. 227-236). Logroño: Biblioteca Nueva.

Jáuregui, Carlos A., Canibalia: Canibalismo, calibanismo, antropofagia cultural y consumo en América Latina (Premio de ensayo Casa de las Américas 2005). Madrid, Iberoamericana-Vervuert, 2008.

www.edena.mindef.gov.ar/docs/modulo5_canibalia.pdf (extracto de capítulos del libro de Jáuregui)

También descargable capítulo introductorio del libro: http://www.academia.edu/7024504

Rubiés, Joan-Pau (2008). Imagen mental e imagen artística en la representación de los pueblos no europeos. Salvajes y civilizados, 1500-1650. En J. L. Palos (coord.), D. C. Invernizzi (coord.), La historia imaginada: construcciones visuales del pasado en la Época Moderna. Madrid: Centro de Estudios Europa Hispánica. (pdf en academia.edu)

Este texto de Joan-Pau Rubiés en castellano se encuentra también, y más fácil, en inglés.

van Groesen, Michiel. The De Bry collection of voyages (1590-1634) : editorial strategy and the representations of the overseas world. Amsterdam: 2007 [consultado: 27/09/2016]. Descargable en > http://hdl.handle.net/11245/1.265995

Henry Keazor: Theodore De Bry’s Images for America. Print quarterly 15 (1998), Nr. 2, S. 131-149 [Consultado 01/10/2016]. Descargable pdf > Universidad de Heidelberg

Bueno Jiménez, Alfredo. Hispanoamérica en el imaginario gráfico de los europeos. De Bry y Hulsius. Granada: 2014http://hdl.handle.net/10481/32107

Brienen, Rebecca P. Visions of Savage Paradise: Albert Eckhout, Court Painter in Colonial Dutch Brazil. Amsterdam, Amsterdam University Press, 2006 (e-book / librolé).

Dash, Mike. Batavia’s Graveyard. New York, Crown Publishers, 2002.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s