¿América o The Americas? (IV) – U.S. not America (5)


LAS SOCIEDADES DIRIGIDAS

El gobierno inglés de Oliver Cromwell [1599-1658] concibió el objetivo de conquistar las West Indies, como llamaban, entonces y ahora [2016], a toda la región insular de las Antillas, con el fin de desbaratar el monopolio comercial español en América, robar galeones y asaltar plazas americanas españolas en el continente. A tal plan lo denominaron Western Design, traducido normalmente como Designio Occidental, pues se refería a uno de los hemisferios en que quedó dividida la Tierra, por arbitrio papal, producto de la disputa comercial entre las coronas de Portugal y Castilla tras el descubrimiento del Nuevo Mundo.Antillas_1790_(Atlas de los pueblos de América, Jean Sellier)

Atlas de los Pueblos de América. Jean Sellier. Cartografía Bertrand de Brun, Anne Le Fur. Editorial Paidós. 2007 (imagen de http://pueblosoriginarios.com/mapas/antillas.html)

El resultado de la expedición fue un fiasco; por pundonor y temor a las represalias, los nobles ingleses que comandaron la escuadra naval consiguieron Jamaica en 1655, la cual se transformará en sede semioficial de corsarios, bucaneros y piratas.

Ese mismo año, un campesino neerlandés mató de un tiro a una joven de la tribu americana Lenni-Lenape (familia lingüística algonquina), que cogía melocotones de su árbol preferido, un frutal que plantaron en América todos los europeos. El sentido europeo de la propiedad era un concepto desconocido para las tribus americanas septentrionales del litoral atlántico en tanto que consideraban la tierra “un bien colectivo, heredado de sus antepasados, y en la que veían la reserva de riqueza para sus descendientes” [M.P.P.Cantó-T.G.Giráldez,1995:30]. Se desencadenó una guerra que la historiografía británica conoce como Peach War [guerra del melocotón] donde vencieron los colonos neerlandeses, cuyas milicias jugaron a una especie de fútbol con las cabezas cortadas de sus enemigos. Fue un conflicto nada inusual en las tensos encuentros de las tribus americanas y los asentamientos de colonos neerlandeses e ingleses.

dutch-smoke-peace-wappinger

Esta xilografía muestra a colonos neerlandeses en un encuentro con la tribu americana Wappinger al final de la guerra. (Ilustración cortesía de indiancountrytodaymedianetwork)

Estas relaciones se iniciaron, en 1609, con los tramperos y el comercio de pieles por bienes europeos como armas de fuego, alimentos manufacturados u objetos metálicos; luego se añadiría la cesión voluntaria de tierras por el engaño y falsas ventas, y la apropiación por la fuerza si no se obtenía el resultado esperado, pues la colonización angloneerlandesa era una empresa privada, sin un control absoluto del Estado, obligada a rendir beneficios a sus accionistas sin importar los sacrificios humanos necesarios.

Nada mas iniciarse el siglo XVII se fundan las primeras Compañías privadas, basadas en el moderno concepto del capital, para el comercio internacional con la vista puesta en Asia: en 1600, la inglesa East India Company [Compañía de las Indias Orientales]; en 1602, Vereenidge Oostindische Compagnie [Compañía de las Indias Orientales Unidas] y en 1621 la West-Indische Compagnie [Compañía de las Indias Occidentales], estas dos últimas originarias de las Provincias Unidas de los Países Bajos, más conocidas en la época por el nombre de Holanda, su provincia más poderosa demográfica y económicamente. En 1616 la Dansk Ostindik Kompagni [Compañia danesa de las Indias orientales] y en 1672 la Dansk Vest Indien (Indias occidentales danesas). Los suecos también se apuntaron, y los galos, en 1664, fundarán La Compagnie française des Indes Orientales [Compañía francesa de las Indias orientales].

Estas compañías nacieron para comerciar con las Indias orientales y se constituían bajo una asociación de capitales, a base de acciones, que se negociaban por venta en la Bolsa. Sus respectivos gobiernos nacionales les otorgaban un monopolio comercial temporal y la cobertura legal les concedía un dominio total del territorio a colonizar, con “potestad para declarar la guerra, negociar tratados, acuñar moneda y establecer colonias” [Wikipedia, varios artículos].

No esta de mas decir que los propietarios de las acciones eran una oligarquía de ricos comerciantes y aristócratas.

El comercio exterior europeo seguía estando, como hacía un siglo, en las especias y materias primas de India, China y el lejano oriente indico, es decir, las Indias orientales. Sin embargo, las armadas española y portuguesa vigilaban, y bloqueaban, las rutas americana y africana, respectivamente, por el sur. Por ello, los barcos exploradores de estas compañías privadas se dirigieron al extremo norte de América con el objetivo de hallar un supuesto, ansiado y desconocido, “paso del noroeste” desde la orilla atlántica europea; una ruta mas corta que la africana, de seis meses de duración, para ir a Insulindia. En realidad, españoles, ingleses, franceses y neerlandeses intentaron buscar ese paso desde finales del siglo XV. Sería el explorador noruego Amundsen quien atravesaría dicho paso con éxito en 1906.

640px-Northwest_passage

Imagen de las rutas del paso del noroeste cortesía de Wikipedia “North Passage

En aquellos días, las Provincias Unidas de los Países Bajos destacarán por sus innovaciones económicas (creación de un banco central, financiación pública de la guerra, etc) y tecnológicas (industria naval), las cuales copiarán los ingleses y, más tarde, emularán los franceses. Estos nuevos recursos alentarán una incipiente colonización europea en la América septentrional noratlántica.

En cuanto al avance técnico, sin ser revolucionario [A.Tenenti,2003:173], el diseño y construcción de cascos para barcos de los carpinteros neerlandeses, también influirá en el auge comercial. Los manuales donde enseñaban sus técnicas estos artesanos no entraron en España por obra y gracia de la Santa Inquisición, que prohibía los libros extranjeros.

El primigenio éxito comercial peletero inducirá a las Compañías privadas a establecer colonias permanentes en el Nuevo Mundo para comerciar con los nativos americanos. Son, pues, estas Compañías privadas quienes fletarán barcos cargados con personas sujetas a las leyes de estas Compañías.

Estos colonos europeos no ibéricos ya conocían de sobras que las tierras de América estaban habitadas; su ideario se reducía, básicamente, a tres palabras: bárbaros, salvajes y caníbales.

Staden1

Americanos tupinambá (costa brasileña) practicando la antropofagia. Grabado de la edición original de 1557 escrita por el alemán Hans Staden quien sobrevivió, y convivió 9 meses con ellos, en su libro “Warhaftige Historia und beschreibung eyner landtschafft der Wilnen Nacketen Grimmigen Menschfresser Leuthen in der Newenwelt America[La verdadera historia y descripción de un país en América, cuyos habitantes son salvajes, están desnudos, no tienen un dios y son crueles devoradores de hombres]. >> Wikipedia

_-_

Fuentes:

M.P.P.Cantó-T.G.Giráldez,1995 > Pérez Cantó, María Pilar y García Giráldez, Teresa, De colonias a república : los orígenes de los Estados Unidos de América. Madrid, editorial Síntesis, 1995.

A.Tenenti,2003 > Tenenti, Alberto. La edad moderna, siglos XVI-XVIII. Barcelona, editorial Crítica, 2000.

Hay un buen reguero de otros libros que han servido para contextualizar el artículo, pero no los pondré para no alargar innecesariamente el listado. Son, sobre todo, referentes acerca de la historia naval y la Historia moderna de Europa, América y del mundo y otros de antropología (que sí aparecerán en el próximo artículo). Otras lecturas, simplemente, fueron descartadas a pesar de todo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s