¿AMÉRICA O THE AMERICAS? (I) – LOS ORÍGENES


La primera vez que supe del término “the Americas” fue en 2014, en un documental de la cadena británica BBC, titulado The Incredible Human Journey, (2009). Trata de la evolución del ser humano anatómicamente moderno, originado entre 200.000 y 125.000 años, y su expansión por todo el mundo hace unos 60.000 o 50.000 años. La serie se dividía en cinco capítulos con el orden siguiente: Out of Africa, Asia, Europe, Australia, The Americas.
De inmediato, sospeché que algunos países, los de mayoría poblacional anglosajona, aplicaban dicha terminología para distinguirla de “America”, uno de los países de un continente descubierto por los europeos del Viejo Mundo, en 1492, al que los cosmógrafos, luego geógrafos, de aquella época designaron con dos nombres: América o Las Indias.
Las primeras noticias que más se divulgaron por Europa del recién descubierto continente fueron 40 papagayos multicolores que Cristóbal Colón mostró a los Reyes Católicos, en la primera mitad de 1493, en la itinerante corte castellano-aragonesa, instalada en aquellas fechas en Barcelona. La visión de estas aves maravilló a los presentes. Ni el chocolate, la piña, el maíz, el tabaco, el pavo, el armadillo ni la llama, llamaron la atención como los papagayos de colores nunca vistos hasta entonces. Aunque estos animales ya eran apreciados desde los tiempos del imperio romano, traídos de África y Asia, ninguno tenía tales coloridos. Se convirtieron en una mercancía codiciada en Europa hasta el punto de ser un símbolo del nuevo continente. (1)

Waldseemuller_map_2_detalle_1507Mapa de 1507 realizado por Waldseemüller donde aparece la palabra AMERICA y su símbolo, el papagayo

Este asombroso inicio se reflejaría pronto en la cartografía de la época, que no tenía tan claro el nombre del continente descubierto que dilucidaría finalmente la imprenta, la cual estaba implantada al norte de los Alpes, en tanto que en el área mediterránea predominaban los manuscritos. (2)

Map_of_the_Imperial_Circles_(1512)-enSacro Imperio Romano Germánico en 1512 que heredaría Carlos I de España y V de Alemania

Empire-Roman-Emperor-Charles-VLas noticias sobre América solían pasar primero por Flandes antes de llegar al Sacro Imperio con unos años de retraso.

(Ambas imágenes extraídas de Wikipedia)

Inicialmente las noticias que circularon entre España e Italia [sobre el descubrimiento de América] fueron bastante más precisas y actuales en comparación con las informaciones difundidas en el norte del Sacro Imperio. Sin embargo, el mayor número de ejemplares impresos y sus frecuentes reediciones produjeron un impacto de larga duración muchísimo mayor que el de los manuscritos, hasta el punto de que la influencia en la historiografía de los impresos prima sobre la de los manuscritos. Esta preponderancia de los impresos sobre los manuscritos en la construcción de la memoria colectiva explica que el nombre del nuevo continente “América” se dedujera de un texto de ficción atribuido a [Amerigo] Vespucci. De nada le sirvió al Imperio Hispánico conservar el nombre colombino de “Las Indias” para sus colonias ultramarinas durante siglos. Estas, a la hora de declarar su independencia, optaron por el nombre creado en el centro de Europa, aunque el papagayo siguió representando el símbolo de América”. (3)

03_Jan_Sadler_First_Allegorical_America-La alegoría de América_1581Jan_Sadler_First_Allegorical_America-La alegoría de América_1581

Esta diferencia de criterio se reflejará en el impreso Cosmographia Introductio, de los humanistas alemanes Martin Waldseemüller y Mathias Ringman, donde se escribe, por primera vez, el nombre de América, al cual acompañaron de un mapa (1507) donde se lee, también, dicha palabra. Sin embargo, su repercusión por Europa se produciría con el mapa de Gerardus Mercator en 1538. A partir de entonces ambos nombres competirían en la cartografía europea.

Esta competición surgiría de un malentendido, a propósito de la respetabilidad del término América para designar al Nuevo Mundo, que se prolongaría varios siglos. El primero en rechazarlo fue el religioso español Fray Bartolomé de las Casas (1474/1484-1566), defendiendo la primogenitura de Cristóbal Colón en vez de Américo Vespucio, Amerigo Vespucci en italiano y Americus Vespuci en latín.

[Vespucci] ha sido retratado erróneamente como un astuto oportunista desde que, a mediados del siglo XVI, Bartolomé de las Casas lo acusara de ser un mentiroso y un ladrón que robo la gloria que pertenecía a Colon. ‘El nuevo continente’, insistió Las Casas, ‘debería haber sido llamado Columba, y no como es injustamente llamado, América’. En su Historia de las Indias, Bartolomé de Las Casas degrada a Vespucci, quien fuera amigo de Colon y su familia, y logra calumniar su nombre mediante la descripción de lo que considera ‘el prolongado plan premeditado de Vespucio de tener el reconocimiento del mundo como el descubridor de la mayor parte de Las Indias’ “. (4)

Esto implicaría una aversión hacia el nombre de América por parte de destacadas personas del siglo XIX, como Ralph Waldo Emerson (pastor religioso, poeta y filósofo estadounidense), a quien le extrañaba, en 1856, que “América deba llevar el nombre de un ladrón” (5), en referencia, posiblemente, al actual país de Estados Unidos y no al continente, pues en ese entonces se estaba popularizando, entre la población estadounidense, este término en vez de United States.

Amerigo Vespucci se dio cuenta de que el Nuevo Mundo era un nuevo continente y no Las Indias de Asia que creyera Colón, y lo manifestó en los manuscritos que escribió. Exacto, El continente americano y Estados Unidos podrían haberse llamado Columbia, y sus habitantes columbians, en inglés, Colombia y colombianos en español.

No era el único que pensaba que el nombre era una equivocación:

El uso del nombre “América” ha sido históricamente controvertido. Simón Bolívar quiso llamar a toda la región “Colombia”, en honor a Cristóbal Colon. Según el parecer del Libertador, Colón tenía más mérito que Américo Vespucio para dar nombre al continente. Antiguamente, se utilizaba el término “Indias Occidentales” para nombrar al continente. El subcontinente sur también era llamado “América Meridional” o “América del Mediodía”. En cuanto al subcontinente norte, la Nueva España era también conocida como la América Septentrional, México se declaró independiente con ese nombre durante el Congreso de Anáhuac, en 1813”. (6)

Los mapas europeos de los siglos XVI, XVII y XVIII hasta 1800, mostrarían uno u otro nombre, América o Las Indias o ambos, según el libre arbitrio de cada cartógrafo, si bien las nacientes compañías comerciales de los siglos XVII y XVIII, de varios países europeos (Gran Bretaña, Holanda, Suecia, Dinamarca y Francia), se denominarían, según el hemisferio, Compañía de Indias Occidentales u Orientales.

04_Atlas Minor_Abraham-Ortellius (1601)-(antiquemaps-fair.com)Atlas Minor_Abraham-Ortellius (1601) (antiquemaps-fair.com)

05_America-Joducus-Hondius (1606)America-Joducus-Hondius (1606)

07_Atlas François, A. H. Jaillot (1695)Portada del Atlas francés de A. H. Jaillot (1695)

08_América - Iacobo_Boreel (1703)América – Iacobo_Boreel (1703)

09_Mapa-británico-de-1741_América-del-Norte y Caribe (abcblogs.abc.es-espejo_de_navegantes)Mapa-británico-de-1741_América-del-Norte y Caribe, publicado en 1755 – (abcblogs.abc.es-espejo_de_navegantes)

09_Mapa-británico-de-1741_América-del-Norte y Caribe (abcblogs.abc.es-espejo_de_navegantes)-detalle10_British dominions in America (1766) - mapofspa.com-18thcenturyDominios británicos en América (1766) – mapofspa.com-18thcentury

11_Mapa danés de América por el cartógrafo Jonghe (1770)Mapa danés de América del cartógrafo Jonghe (1770)

12_ Henry Roberts&William Faden_Mapa Mundi_ (1784_raremaps.com-gallery)Mapa mundi inglés de 1784 con los viajes de James Cook (se puede leer “United States” dentro de Norteamérica)

Alessandro Malaspina - mapa expediciones (1789-1794)Rutas de la expedición de Malaspina. Año de publicación ¿?

Después de la independencia de los Estados Unidos (1776 o 1783 cuando finaliza la guerra con Gran Bretaña), esta nomenclatura se modificará, en la primera mitad del siglo XIX, pasando a designar el término “América” a un país en vez de a un continente. Un nombre que será una maldición para los pobladores originarios, los “indios”, palabra que entró en los diccionarios europeos a partir de 1600, y “comenzó a formar parte de inmediato de una constelación de términos que forjaron claramente la opinión europea sobre estos pueblos: bárbaro, cruel, grosero, inhumano, aborigen, antropófago, natural y salvaje” (7); en cambio, la autoproclamación con el nombre del continente americano, será una bendición para las trece excolonias británicas en Norteamérica, la mitad de cuya población era de Inglaterra, y la otra mitad de Escocia, Irlanda y Europa continental; poblaciones aisladas unas de otras en el mundo rural en el que vivía la mayoría (8). Esta dicotomía se deberá al auge del racismo y el nacionalismo estadounidenses; conceptos que copiarán de sus hermanos del Viejo Mundo.

Solo necesitaban una chispa de razonamiento que prendiera la pólvora que glorificase el nombre de América entre sus habitantes, y, más tarde, en el mundo entero; sus argumentos los hallarían en la Ciencia, que reafirmaba su incontestable poderío en la era final de la Ilustración.

 – – –

(1) Pieper, Renate, artículo Papagayos americanos en “Naturalia, Mirabilia & Monstrosa en los Imperios Ibéricos” Siglos XV-XIX, edición de Eddy Stols, Werner Thomas, Johan Verberckmoes. Leuven University Press, 2006, pp. 124-134

(2) Ibídem

(3) Ibídem

(4) Jonathan Cohen, “THE NAMING OF AMERICA: FRAGMENTS WE’VE SHORED AGAINST OURSELVES”, ¿2001 – 2002?

http://www.uhmc.sunysb.edu/surgery/america.html

(5) Ibídem

(6) http://www.ecured.cu/index.php/Am%C3%A9rica_Latina

(7) Carlos Montemayor, http://www.uam.mx/difusion/revista/sep2000/montemayor.html

(8) Bosch, Aurora, Historia de los Estados Unidos (1776-1945). Barcelona, Editorial Crítica (2005),  pp 2-12

Existe una segunda edición ampliada de 2010, (608 pp, 594 pp primera edición.

De la Guardia, Carmen, Historia de Estados Unidos. Madrid, Sílex Ediciones, 2009, pp 5-50

Advertisements

4 thoughts on “¿AMÉRICA O THE AMERICAS? (I) – LOS ORÍGENES

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s