Camino de Huaquillas [270113] (2/5)


En el hostal Murcia me despertaron pasadas las nueve al abrir la puerta estando yo dentro de la cama. Sorpresa total. El joven encargado se disculpó pensando que la habitación estaría vacía; aún así entró igualmente a dejar un mando a distancia del televisor. Increíble. Estaba alucinando, pero esta no sería la última muestra de la falta de intimidad que hay en los hoteles de Ecuador, de hasta 20$ por día, a pesar de tener buenos servicios de ducha caliente y lavabo individual, climatizador y wi-fi.

Me presenté en la terminal terrestre de Guayaquil hacia las once de la mañana. Elegí la Cooperativa de transporte internacional Ecuatoriano Pullman porque era la que partía con destino a Huaquillas lo antes posible. Me parece que fueron 5$ y algo, y el billete ya incluía el pago del acceso a los andenes de estacionamiento (20 centavos si no recuerdo mal). En mayo de 2007 eran 10 centavos que tenías que introducir en el monedero de una máquina con compuertas. Hala, a buscar cambio. Menos mal que se habían modernizado, en octubre de 2007, en otra estación de autobuses provinciales e interprovinciales y han eliminado este engorroso trámite. No es posible comparar lo que era la antigua terminal terrestre con esta. Es inaceptable. ¿Habrá sucedido la misma transformación en los autocares de las cooperativas?

01 - Terminal terrestre de Guayaquil (270113)

En 2007 fui a Huaquillas en la cooperativa de transporte CIFA; estas compañías radican todas en Machala y llegan hasta Piura o Tumbes, poblaciones norteñas de Perú, en frecuencia diaria.

No había desayunado ni pensaba hacerlo; tampoco durante el trayecto pensaba comer nada, así que compré una bebida isotónica, un botellín de agua y sanseacabó. Me tomé otra pastilla de fortasec para impedir el normal funcionamiento de los intestinos; la reacción del sábado a la carne de coco en malas condiciones higiénicas me tenía en alerta. No quería tener ningún ataque de diarrea durante el viaje en autocar el cual daba por descontado que tuviera habilitado cualquier tipo de lavabo.

No recuerdo a qué hora subimos los pasajeros ese último domingo de enero de 2013, probablemente a las doce y díez. En todo caso es recomendable consultar la dirección web del terminal terrestre de Guayaquil más que el de las propias cooperativas de transporte. Ofrece más fiabilidad. También hay que destacar que con tal de venderte un billete los boleteros [taquillero que vende boletas/billetes/tiquets] te dirán una verdad a medias, es decir, yo iba a Huaquillas pero no habían buses que salieran sobre las doce del mediodía, en cambio, a Machala, sí. Entonces te venden un boleto para Huaquillas sabiendo que el autocar va a ir sólo hasta Machala. Una vez allí, y sólo allí, el ayudante del conductor te informa que debes coger otro autobús, o el mismo en 20 o 30 minutos, hasta Huaquillas usando el mismo tiquet o comprando otro. Esto es norma habitual por la fuerte competencia entre estas cooperativas de transporte, pero somete al pasajero a una serie de intempestivas sorpresas de todo tipo, que no son de recibo ni agradables, que suelen terminar en una inesperada odisea. La sensación de impunidad y descontrol es absoluta, y aún así percibo mejora respecto al 2007. Vaya.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s