Las leyes y los medios de comunicación moldean al ciudadano [240113]


Tras ojear tebeos en Mr. Books remiro la sección de política. Al igual que en la librería Librimundi (c.c. San Marino) hay una panoplia literaria dedicada al tema de la Revolución Ciudadana, mejor dicho, al correísmo tal como lo entienden la oposición y los medios de comunicación. Me gustaría comprar un libro que hablase de la transición histórica a la nueva época que ha supuesto la quasi extinción de los partidos tradicionales en Ecuador. Un relato periodístico, si se quiere histórico, que describa con un análisis objetivo, ese período que va desde la primera presidencia de Rafael Correa (enero 2007), pasando por las consultas populares a una Asamblea Constituyente (abril 2007), elecciones para dicha Asamblea (septiembre 2007); la votación a la Constitución de Montecristi (septiembre 2008) y las elecciones presidenciales de 2009 en que Alianza PAIS, movimiento político de Rafael Correa, ganó la presidencia sin obtener mayoría parlamentaria.

Mención aparte sería leer un libro sobre el extraño suceso, no aclarado todavía, del 30 de septiembre de 2010, cuando el presidente Correa fue acorralado en un hospital militar y amenazado de muerte; pudo costarle la presidencia y, quizás, la derrota de ese movimiento social y político llamado Revolución Ciudadana, paradigma de una nueva era mundial. El gobierno ecuatoriano considera que fue un golpe de estado, los medios de comunicación (casi todos privados y pertenecientes a oligopolios económicos) lo consideraron desmanes de la policía y, encima, culparon al estado central de dicha crisis.

Unas exigencias económicas de la suboficialidad policial contra unas leyes aprobadas recientemente, expansionadas en la prensa, radio y televisión, derivaron en unas protestas concertadas en todo el país que, además, parecían estar coordinadas con otros grupos de las fuerzas armadas y elementos de la seguridad del Estado, para provocar el caos en las principales ciudades y la utilización del poder legislativo. El pueblo quiteño salvó al gobierno y la democracia, y los comandos GOE del ejército hicieron lo propio con el presidente Correa, pero en el interín el país pasó miedo. Pueden preguntar a los guayaquileños por ese día de robos y disturbios. La huelga policial fue de una dejadez criminal con aviesas intenciones, pero faltándome información no diré si fue un intento de golpe de estado premeditado. El último capítulo del libro se lo dedicaré a este acto político: “la revuelta policial que jugó al escondite”.

Otro libro interesante hubiera sido un somero análisis de los años de presidencia del país, con rigor a los datos y objetividad, exponiendo aciertos y errores y comparándolo con países de la región como Perú, Colombia, Venezuela, etc. La verdad es que las estanterías estaban plagadas con la temática de política nacional, tanto en Librimundi como en Mr. Books, pero no me sonaban ninguno de sus autores excepto algún periodista. Leía las contraportadas, ojeaba algunas páginas y la conclusión solía ser que en el Ecuador había habido una regresión democrática y socioeconómica debido al régimen opresivo de Alianza PAIS. Resumiendo: Ecuador ha empeorado desde que gobierna Rafael Correa.

Abandoné Mr. Books sin comprar nada, igual que me pasó en Librimundi. Dos buenas librerías que vendían opiniones criticas al gobierno correísta de manera exclusiva. No conozco más editorial ecuatoriana que Abya-Yala (de temática indígena, antropología, folklore, historia, etc.) y Corporación Editora Nacional (de índole académica). En el 2007 la distribución de un libro también dependía de si el autor estaba dispuesto a asumir los costes de impresión de una edición media, unos 500 ejemplares. Si el metodo de producción no ha variado los libros que veía en los anaqueles eran más bien los análisis de un sector de la sociedad anticorreísta (tanto derechista como izquierdista). Luego se critica la falta de libertad de expresión en Ecuador sin tener en cuenta el dominio apabullante de los medios de comunicación privados cuya opinión moldea al ciudadano. No sólo ellos, la sociedad más izquierdista despedaza al gobierno con el lema “estado autoritario, disciplinamiento ciudadano y control social”. Para ellos Correa es una nueva modalidad de burguesía.

 Al final, ni tabaco ni cómics ni libros salvo un regalo disneyano para una renacuaja. Al salir del Mall del Sol tomé un taxi, de los que esperaban allí cerca un tanto amontonados, llamado por el joven portero de entrada. Mientras a alguno de los taxistas le daba por acercarse a la entrada, éste se puso a bromear con el segurata, que portaba una ametralladora ligera con visor telescópico.

A pesar del descenso de las cifras oficiales de delitos en Guayaquil, el caso de secuestros exprés y robos a clientes que cogían taxis a las afueras de este centro comercial parecía haber aumentado, por lo que instituyeron un acuerdo con algunas de las cooperativas de taxis existentes en Guayaquil, tal como me explicó el conductor aunque ya lo conocía por los diarios.

Charlando con el taxista supe que valoraba las acciones habidas en estos años durante el mandato de la presidencia de Correa. Simpatizante, como muchos otros guayacos, aunque más abierto a reconocer sus intenciones de voto. ¿Quizás como muchos otros ecuatorianos?

En llegando a casa, rodando por la calle Ayacucho, con el sol, al oeste, cayendo de frente, medio cegándonos, un tanto distraidos en la conversación, sin prisas, a unos 50 km/h, el conductor pisó el freno con fuerza clavando el coche a menos de un metro de distancia de un joven que, imprudente, descendió por el lado izquierdo de la moto en la que iba como acompañante saltando hasta el segundo carril.

La situación se desarrolló como sigue: la calle Ayacucho tiene dos carriles en cada sentido; un motorista se detuvo al lado de un coche aparcado en doble fila y su pasajero bajó, de un salto, por el lado izquierdo sin mirar. Pasando de todo. Increíble tamaño desafio al tráfico de Guayaquil como ya he explicado en posts anteriores. Cuando el taxista y yo le vimos descender de la moto nos quedamos lívidos. Frenazo brusco y el man pidiéndonos disculpas con la palma de una mano extendida. Menos mal que no teníamos ningún vehículo detrás nuestro. Le pregunto qué hubiera hecho en caso de atropello: “Me doy a la fuga”.

LogoSOAT (390 x 150)

No me diga eso, hombre. ¿Por qué? Usted iba por el carril correcto. El motorista es el culpable, al parar indebidamente junto al carro, que tampoco debía estar ahí parado en una calle de tanta circulación y, para más inri, el pasajero no ha mirado ni tenía casco al igual que el motorista. Vamos, quiénes han incumplido todas las normas de tráfico han sido los otros tres. Nosotros ibamos por el carril de la derecha.

– Te linchan. Tenga o no tenga razón aquí se te llevan preso”-. Aún entendía menos.

¿Quién le iba a linchar?

La gente del barrio, los amigos del fallecido,….-. No sabía qué pensar.

– ¿No tiene seguro el carro?

Sí, el SOAT.

¿Entonces?

Da igual. La policía te lleva lo mismo-. Le dije que actuaría de testigo a su favor apoyando su versión de los hechos.

Igual. Me doy a la fuga. Si hay atropellos mortales y heridos graves te llevan preso. Y mientras, ¿cómo alimento a mi familia? Me lo soltarían 6 meses hasta que un juez decida. Si hay coima el juez libera, el fiscal también. Si no a la cárcel.

Estaba flipando. Aduje que no se puede retener a nadie sin una acusación formal de la policía; también es una ley injusta si detienen a una persona durante 6 meses antes de juzgarla. Jé, no conocía las leyes españolas.

Tiempo después leería que las leyes actuales ecuatorianas (2014) juzgarían un caso de atropello grave en un máximo de 3 meses. Leí al propio Correa mencionar este tipo de casuística: en los accidentes de tránsito con heridos y/o muertos, de ningún modo se privaría de libertad a aquel conductor que hubiera actuado, de manera responsable, según las normas regulatorias de circulación vial tras pasar pruebas de alcoholemía, etc. Daba a entender que se aplicaba el sentido común con la ley. Se sobreentiende que el conductor también es un trabajador.

Una vez en casa comenté lo sucedido con Raúl y Adri. Raúl conocía bien el tema de los seguros de vehículos por trabajar en ese sector profesional. Le pregunté por qué siguen los ecuatorianos fugándose del lugar del accidente cuando ya existe un seguro obligatorio implantado por el gobierno. ¿No se dan cuenta la pésima imagen que ofrecen? Ramón, allá por el 2001,fue el primero que mencionó esta actitudhablándome de los conductores de busetas, en Guayaquil, dándose a la fuga; no daba crédito a lo que oía. Luego leía noticias en la prensa ecuatoriana que confirmaban tal proceder. Cuando inquirí al taxista era consciente de que, en caso de accidente, los conductores – sin importar el tipo de vehículo, buseta, camioneta, 2 cabinas, coche-, en Ecuador, suelen salir huyendo del lugar del accidente abandonando a los heridos a su suerte. A los muertos ni los menciono. Casos así se dan en todo el país desafortunadamente. Nunca supe por qué actuaban de ese modo hasta que el taxista me explicó el procedimiento de la policía y la justicia ecuatoriana, pero yo pensaba que el gobierno de Rafael Correa había modernizado el sistema judicial merced, en parte, a una asesoría internacional de jueces. También crearon el SOAT (Seguro Obligatorio contra Accidentes Tránsito) para prevenir tan indigna actitud. No entendía nada(Soatecuador.info)-SOATMás tarde Raúl razonaría conmigo, fue un maestro explicando la causa. A grosso modo el SOAT cubre de dos a cinco mil dólares los accidentes de tráfico estando el promedio en unos 3.000$. Creado por el gobierno correísta es administrado por un organismo coordinador público. Sin embargo, en una estimación suya de años de experiencia, sólo el 20% de las compañías de seguros venden la póliza SOAT al no ser rentable su venta. Esto implica que muchos vehículos circulen sin seguro; añádase un temor ancestral a los jueces corruptos habidos de siempre en el país y un desconocimiento de las leyes actuales, y tenemos el cóctel perfecto para huir en caso de accidente grave.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s