El cafetín de los prejuicios (1)


La intención inicial era irme de Guayaquil, el jueves a lo más tardar, pero la compra de los billetes de tren y el accidente doméstico con mi mano izquierda atrasaron esa idea para el sábado.

Las elecciones electorales del 17 de febrero eran el leit-motiv de este segundo viaje a Ecuador, por eso pretendía irme antes del fin de semana para visitar cuantos más pueblos y ciudades mejor.

Era miércoles, salía tarde de casa de Adriana y encaminé mis pasos hacia el centro yendo por la calle Ayacucho (E > O); al pasar junto a un vendedor ¿informal? de jugos de naranja le pregunté el precio de un vaso. 1$. Me pareció correcto; pagué y me llenó un tercio de litro. Estaba fresquísimo con el bochorno reinante en la ciudad. Todo limpio e higiénico a la vista: cortar la fruta e introducirla en una trituradora automática.

A la altura de la avenida Machala (N > S) divisé una cúpula brunelleschiana; atizado por la curiosidad me acerqué, en 5 minutos, hasta comprobar que era una iglesia, la de Nuestra Señora del Carmen (1945).

03 - Av. Machala (se ve La Licuador y la cúpula de la iglesia Nuestra Sra. del Carmen) bis

05 - Iglesia de Nuestra Sra. del Carmen PhotoScape bisFrente a ella se extendía todo un parque enrejado llamado La Victoria, una antigua plaza de toros hacía un siglo, con mala imagen entre los guayacos, un prejuicio que viene de tiempo atrás cuando era un centro operativo de delincuentes comunes y antisociales como dicen allá.

11 - Glorieta parque de La Victoria PS

13 - Vista de la iglesia Nta. Sra. del Carmen desde el parque La Victoria bisMe adentré en el parque siendo imposible no fijarse en una estatua de metal negro que te mira desde las alturas. Representa al presidente ecuatoriano Gabriel García Moreno, el unificador del país; impuso el yugo de la religión católica para aunar un país de etnias y culturas diversas: amerindios, costeños, serranos, mestizos, tribus amazónicas del oriente y de la costa, afroecuatorianos cimarrones, montubios de monte bajo. Si querías ser ciudadano y votante tenías que ser católico, como sucedía en otras constituciones sudamericanas de la época. Tal es el poder de García Moreno que, bajo su mandato, se elaboró la 8ª Constitución (1869) conocida por “La Carta negra” o “La Carta de la esclavitud”. Murió asesinado y se dice que sus últimas palabras fueron: “Dios no muere”.

El parque de La Victoria, no obstante, conmemoraba otro acontecimiento decisivo también para la unidad de la república ecuatoriana: La batalla de Guayaquil (1860). Combate librado en las cercanías de este parque, entre García Moreno y Juan José Flores (ex-presidente), contra un autoproclamado presidente de Guayaquil, apoyado por Perú, que firmó un pacto reconociendo a ese país unos territorios amazónicos dados en pago a los británicos por la famosa “deuda inglesa” de la independencia.

12 - Estatua de Gabriel García Moreno PSEn una esquina, frente al parque, un grupo de jubilados le daba al palique sentados en unos escalones mientras otros jugaban a las cartas en mesas. Cuando me presenté para pedirles una opinión del estado actual del Ecuador se hicieron los remolones; sus palabras, pronunciadas con sorna, se deshacían en el aire antes de llegar a mis oídos; la guasa y el silencio presidieron el breve coloquio. Para lo primero me habían educado bien; en cuanto a lo segundo quise aclarar posibles dudas precisando que no era periodista, tan sólo deseaba averiguar la opinión personal sobre estas elecciones y quién pensaban que las ganaría. Aquellos viejos tenían bastante con disfrutar viendo el panorama humano que descargaban una fila de busetas con parada justo a la entrada al parque.

Volví a repetir mi pregunta abreviándola: ¿Ganará Correa? Uno de ellos se alzó repentinamente y echó a andar hacia el parque con prontitud; otro le acompañó a cierta distancia. Estaba estupefacto. Uno de los sedentes tertulianos, con los brazos renqueantes sosteniendo un periódico, observaba, como los demás, a los dos compañeros de achaques que habían cruzado la calle para aproximarse a una de las esquinas del parque. “El policía…” ¿Qué; qué pasa?. “Agarró un ladrón”.

06 - Ladrón cogido (según los jubilados) 1

07 - Ladrón cogido (según los jubilados) 2

09 - Ladrón cogido segunda toma PS

Estaba de espaldas, así que giré mi cuerpo y ví a un policía, identificable con su chaleco sin mangas reflectante, cogiendo del hombro a un muchacho veinteañero que, al parecer, estaba robando en el interior de una de las busetas.

Aquellos viejales contemplaban la escena con un entusiasmo que a mí me faltaba. Desde lejos, como estáticas iguanas, excepto los dos que se acercaron desde la barrera de la rejas para ver sin ser vistos. Pronto algunos retomaron el juego de las cartas; otros esperaban noticias frescas de los dos fieras y yo me convertí en un gringo invisible.

Pasaban ya las doce del mediodía y había quedado con el doctor en ir a su clínica ese miércoles a las tres de la tarde. Los abuelos se enfrascaron en aquel acontecimiento que sería la conversación del día. Me largué de allí con una conclusión: Correa había hecho bastante por el país y se le reconocía el mérito. ¿Alguna palabra más? Gringuito. Estos yayos guasones.

14 - Buseta embarrada y polvorienta parada La Victoria [HDR subtle,Magic desert,Color brush,Clarity,Mayor]

15 - Vida cotidiana alrededor del parque La Victoria (centro Guayaquil)

16 - Buseta con campaña electoral

17 - Cotidianeidad alrededor parque La Victoria bis

18 - Iglesia Nta. Sra. del Carmen (vista lateral Norte) bis

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s