¿Es usted macho o gringo? (4)


Como vi que no iba a extraer ninguna novedad, de las pocas mujeres que esperaban en el ambulatorio, me dediqué a callejear por el barrio, camino del centro. Quería ver algo distinto de la ciudad que ya conocía del 2007: el Guayaquil barrial.

Había ido hacia el sur por la calle Federico Goding, luego diría la calle Cuenca y, ahora, me encontraba en la esquina donde se situaba la empresa maderera Raúl López León (con 40 años de experiencia), franquicia, a su vez, de la principal distribuidora de materiales de construcción del país: Disensa (según información comercial de ellos mismos).

La empresa mencionada sitúa su dirección en la calle Brasil con la Novena. A su vera se halla el hotel Aventura, del cual hablan muy bien las parejas que pasan una noche o una escapada de fin de semana. Es un hotel de segunda categoría y calificado de sencillo, no he podido averiguar el precio, es probable entre 20 y 50$ el día; está a una distancia intermedia del centro de la ciudad, una media hora caminando; 10′ en coche/bus. Localizar dicho hotel: Goméz Rendón, 3122 esquina con la Novena.

01 - 210113 Guayaquil (sector Febres Cordero)

Maderera Raúl López León (calle Brasil y la 9ª) – Jardín parvulitos y escuela particular (privada) EGB 1º a 10º ‘Navegantes del futuro’ (calle Brasil con Emilio Estrada)

La Novena me aventuro a decir que es la calle Emilio Estrada; pocas son las calles que tienen la cartela con nombre y numeración en los edificios y/o puertas de las casas, por eso se suele emplear los nombres de dos calles para responder a una dirección o situarla en un gráfico.

Me han dicho que en Japón es peor para localizar el número de una calle pero es lástima que una ciudad extensa como Guayaquil no tenga un sistema de identificación callejero claro y fácil. Ni en openstreetmaps ni google maps se ve qué calle es la Novena: hay que deducirlo visualmente.

02 - 210113 Guayaquil (sector Febres Cordero calle Brasil)

Escuela particular (privada) mixta El Olan u Olam (significa dios eterno en el evangelio; quizás sea una escuela evangélica) – Hotel Houston (barrio Asciclo Garay); calle Brasil, 3209 frente Mercado Garay; 24h., aire acondicionado,agua caliente).

03 - 210113 Guayaquil (sector Febres Cordero)

Mercado Garay entrada por calle Brasil – Mercado Garay (interior entrada 5).

04 - 210113 Guayaquil (sector Febres Cordero)

Puesto material hogar (Mercado Garay nº5 Municipio Guayaquil) – Guachimán (vigilante/segurata) se fija que estoy fotografiando en el Mercado; cerca suyo el encargado limpiándose el pantalón).

14 - rata mutante de alcantarilla

Rata mutante de alcantarilla (1987)

En mi caminar, perdiendo el norte al moverme de una calle a otra, por casualidad, di con el mercado de abastos “Garay”, entré por su puerta nº 5, eché un vistazo a sus pasillos interiores e hice dos o tres fotografías antes de que un segurata me llamara la atención: “Disculpe. Tiene que hablar con el jefe – señalándolo – para hacer fotos”. Miré a los pasillos buscando una explicación, pero me quede igual de bobo. Empezaba a ser una costumbre que los edificios públicos no pudieran ser fotografiados; y yo no pasaba desapercibido. Fui a hablar con el “jefe”: “¿Tiene permiso del Municipio?”. Como si no supiera la respuesta de antemano. Apagué la cámara fotográfica y me di una vuelta seguido, a cierta distancia, por el guachimán que me había echado el ojo.

Les pregunté a unos pescaderos el origen del bagre que vendían. De Playas. ¿Y los distribuidores?. “Copesa y Rosario son los principales”. Todo el mundo pasaba por ellos e imponían los precios. Ahora entendía la congoja del pescador con quien hablé en Playas y las dificultades para negociar un mejor precio del pescado que vendían.

Fastidiado del continuo seguimiento por parte del vigilante me marché con mis preguntas a otra parte.

05 - Guayaquil (sector Febres Cordero; calle Brasil)

Calle Brasil (E-O) con Guerrero Valenzuela (N-S) – una calle Abdalá Bucaram.

La primera impresión que estaba recibiendo andando por el sector Febres Cordero (uno de los 5 de la parroquia Febres Cordero) no me gratificaba en absoluto. Salvo algunos edificios toda la zona no parecía haber cambiado nada desde mi estancia en mayo de 2007. Por lo que veía más bien la única transformación se debía al tiempo. Hace 25 años Abdalá Bucaram se presentaba a las elecciones presidenciales y esta parte de la ciudad reflejaba que todo seguía igual.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s