¿Es usted macho o gringo? (3)


El interés de este segundo viaje al Ecuador era más examinar los cambios socioeconómicos habidos durante los mandatos de Rafael Correa; comprobar in situ los avances, si es que habían, de su gobierno desde el 2007, que realizar un recorrido turístico. Por supuesto tenía algunos lugares que revisitaría con ese afán pero no todos; deseaba ir a otros sitios que no pude llegar por falta de tiempo en 2007: el sur del Ecuador (Loja y Zamora Chinchipe) y la extensa costa manabita principalmente.

Ya conocía el tema de las carreteras y puentes construidos; tampoco ignoraba la construcción de nuevos hospitales y los que estaban previstos; nuevas escuelas y guarderias (jardín de infantes las llaman) pero prefería tener información de primera mano, así que aproveché las elecciones presidenciales y legislativas del 17 de febrero de 2013 para visitar esta nación por segunda vez.

¿Ganaría Correa y su movimiento político Alianza PAIS? ¿Por qué?, eran las dos preguntas básicas que tenía para todo aquel ciudadano ecuatoriano que no le importara conversar conmigo.

Vino Bolivia, la hermana de Juana y tía de Adriana, a saludar a los que quedábamos en casa; yo, Adriana y Valeria. Raúl ya se marchó a trabajar antes de las nueve. Comentamos sobre la sanidad ecuatoriana y pregunté cómo se dividía la administración sanitaria en una gran ciudad como Guayaquil. Básicamente existen los ambulatorios como centros de salud primaria, algunos tienen atención especializada como ginecología y odontología y, luego, están las Jefaturas de Área, una docena en toda la ciudad, con mayores equipamientos y horarios más amplios, de 7h a 19:30h.

Tras esta información me decidí a visitar algún ambulatorio por la zona, cuyos horarios son de 8 a 16h., en el que corroborar la información; contaba con la dirección de uno y, preguntando y callejeando, lo encontré.

01 - Megapromoción02 - No orinar (calle de Guayaquil sector FC) 03 - Una sede central PRE también por el barrio

Callejeando por Guayaquil en busca de un ambulatorio público.

Cuando iba a acceder al interior, un muchacho que superaba la veintena por poco, me paró los pies y me preguntó qué quería.

La situación era rara: un extranjero en un barrio alejado, a priori, de cualquier interés turístico; se notaba a la legua que era un gringo, como denominan a los extranjeros norteamericanos y europeos por extensión, aunque yo me movía por las calles sin dar importancia a ese detalle. Sí, la mayoría de la población ecuatoriana se autoidentifica mestiza por sus rasgos físicos según el último censo de 2010: un 71,99%; el 7,4% montubio, el 7,2% afroecuatoriano, el 7% indígena y el 6,1% blanco.

Entendí las suspicacias hacia un extranjero visitando un centro de salud como aquel y más en época de elecciones en el país, pero ¿quién era esta persona? No tenía uniforme identificativo ni le colgaba ningún documento acreditador; por cierto, tampoco el edificio tenía una identificación externa pero sí era visible un cartel para denunciar la corrupción médica llamando a un número gratuito 1800. Me dijo que era el conserje, una especie de vigilante e informador al mismo tiempo; él fue quien respondió a mis preguntas incluido el silencio y la ignorancia no estaba en ninguna de ellas. La atención primaria, ginecológica y odontológica eran gratuitas; respecto a los medicamentos “si para en el dispensario se entrega; si no se va a la farmacia y se paga”. No podía fotografiar pero me permitió entrar en la sala de espera que daba a la calle de la cual le separaba un simple mallazo.

Gracias a una paciente de las tres que habían aguardando turno, lacónica como el bedel que se había ausentado, supe que había una odontóloga atendiendo a estos escasos visitantes en aquella antemeridiana hora. Inquirí sobre la atención dada por los médicos; dijo que era buena sin más. Las quejas iban más por el camino del escaso equipamiento con que cuentan estos centros primarios. Por el barrio no faltaban los laboratorios privados donde un ciudadano se costea la radiografía o un análisis de sangre/orina (dependiendo del “sector” de la urbe podía ser 20$ atención médica y 20/25 radiografía); tampoco faltaban despachos de médicos por la zona.

 04 - Despacho privado de médicos

05 - Horarios médicos de un despacho privado en Guayaquil (sector Febres Cordero)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s