Erase una vez un caballero vivaracho y deslenguado… (I)


Rafael Correa había sido ministro de Economía y Finanzas del Ecuador. Cuando lo llamó el presidente Alfredo Palacio (2005-2007) para gestionar esa cartera ministerial, en abril del 2005, ya era conocido en el mundillo universitario, por sus artículos contra las erróneas e injustas políticas económicas neoliberales aplicadas en Latinoamérica por imposición del FMI y el Banco Mundial. De hecho, incluso le contactaron para una entrevista con el anterior presidente, Lucio Gutiérrez (2003-2005), con el cual, ideológica y moralmente, estaba en las antípodas. Dicha entrevista no se produjo al final.

Al dimitir el 4 de agosto del 2005, tras poco más de tres meses en el cargo, era el ministro más popular del gobierno, con un 57,4% de aprobación, (1) por su política de carácter social y sus propuestas renegociadoras de la deuda externa para retener dinero con el que financiar infraestructuras (carreteras y puentes) y proyectos sociales como escuelas y hospitales tan faltos en el país.

Hay quien piensa que ya, entonces, tenía preparada su idea de presentarse a las elecciones presidenciales del año siguiente. (2) Factible era. Los siguientes comicios estaban fechados para el 15 de octubre del 2006.

La partidocracia estaba tocada por los escándalos políticos y morales en alianzas partidistas de todo tipo: lo típico del Congreso. Tampoco había líderes señeros en el horizonte. Era la oportunidad para los independientes de los movimientos sociales.

No obstante, siendo todavía ministro, Correa manifestó que “su único interés es ser Ministro de Economía” (3) aunque tenía presente que los partidos políticos lo veían “como un rival en las próximas elecciones”. (4)

No será sino a finales del 2005 cuando un congreso del movimiento Alianza Ciudadana Ecuador, conformado por 80 personas, delibere en torno al futuro de esta agrupación política y el potencial de la figura de Rafael Correa. No surgían de la nada: La convocatoria de ciudadanos y colectivos a formar una organización política como Alianza País surgió como consecuencia del derrocamiento del presidente Gutiérrez en abril del 2005”. (5)

Veían un pasado desastroso y un futuro macabro: Álvaro Noboa. Con su dinero el magnate tenía todas las posibilidades de ganar; sería su tercer intento por ser presidente e iba a por todas con el apoyo del centro, la derecha y el populismo. No había tiempo que perder.

En febrero de 2006 esta organización política se presenta en público con un nuevo nombre, el movimiento Alianza PAIS, por País Altivo i Soberano, y anuncia la precandidatura de Rafael Correa a las presidenciales del 15 de octubre de 2006. En los siguientes meses se agruparán a su derredor “casi 150 organizaciones políticas y sociales”, aunque Correa no rehuía a aliados poderosos, entre ellos, partidos políticos de izquierdas y el indigenismo, protagonista de hecatombes gubernamentales, representado, en su mayor base, por la organización CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador) y el partido PK (Pachakutik = Nuevo País).

A fines de julio, en un congreso de Alianza PAIS, obtiene el respaldo de 200 delegados para proclamarse candidato presidencial a principios de agosto. (6) (7)

La estrategia principal del movimiento PAIS fue una apuesta arriesgada: no presentar ni un candidato para el Congreso y boicotear la elección de diputados fomentando el voto nulo.

Durante la campaña Rafael Correa atizaría la consigna de instituir una Asamblea Constituyente que elaborase una Constitución nueva donde los ciudadanos participasen también en su normativa, con el fin de tener una democracia participativa. Naturalmente esto presuponía terminar con el Congreso actual y la Constitución vigente de 1998.

Correa quería aprovechar el hartazgo y la decepción de los ciudadanos con los políticos desde el retorno de la democracia en 1979, a la cual calificó de “plastilina” en las actuales circunstancias.

La idea, pues, si ganaba, era preparar una convocatoria popular para celebrar una Asamblea Nacional Constituyente que debatiese una nueva Carta Magna; y no era una idea nueva. (8) Para ello hacía falta expulsar a la actual partidocracia; ese sería su otro eje de campaña: “Que se vayan todos”. Emular la consigna que había sido coreada por miles de ciudadanos de todo el país cuando echaron del poder al presidente Lucio Gutiérrez en abril del 2005: “Fuera todos”, en referencia a los todopoderosos políticos del Congreso. De entre los vídeos que realizó Alianza País el más recordado es el de los leones cazando a sus presas (el primer vídeo).

– – –

(1) http://www.lavanguardia.com/internacional/20050805/51262812850/las-protestas-vuelven-a-las-calles-de-ecuador-tras-la-dimision-del-ministro-de-economia.html

(2) http://www.cidob.org/documentacion/biografias_lideres_politicos/america_del_sur/ecuador/rafael_correa_delgado

(3) http://www.eluniverso.com/2005/06/06/0001/8/3F73A8D436174CE29EBFACE30F1CE1AB.html

(4) Ibídem

(5) Paulina Recalde, “Elecciones presidenciales 2006: una aproximación a los actores del proceso”, revista Íconos nº 27 (enero 2007)

(6) http://www.eluniverso.com/2006/07/30/0001/8/830616227FDC49CEB83CB4E301FE4027.html

(7) http://www.eluniverso.com/2006/08/05/0001/8/964710B6A96947E997565626780E58FF.html

(8) http://www.voltairenet.org/article132292.html

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s