Eslóganes de la partidocracia en campañas electorales: 1979 – 2002 (II)


En 1992, Bucaram, promocionando su campaña, saltó en paracaídas vestido de Batman. (6) Chuuucha, essse loooco man y sug huevadas.

Ese año quedó tercero ganando Sixto Durán Ballén, del PUR (Partido Unidad Republicana, derecha liberal), candidato que un año antes se separara del PSC. Sus lemas fueron “Un nuevo rumbo”, “Un hombre en quien confiar” y Honestidad, experiencia y trabajo en referencia a sus años ejerciendo cargos públicos, entre ellos alcalde de Quito, y su demostración de fuerza muscular, a los 71 años, retando a un periodista más joven a unas flexiones las cuales él sí terminó. Segundo de esta terna fue Jaime Nebot, del PSC (actual alcalde de Guayaquil), cuyo lema de campaña era “Vamos al cambio, ya”.

Será durante el gobierno de Durán Ballén cuando se inauguró la larga noche neoliberal con las leyes de desregulación bancaria y financiera en 1994, además de privatizar empresas públicas. Se le recuerda por una frase pronunciada durante el enfrentamiento armado entre Perú y Ecuador (la guerra del Cenepa, enero y febrero de 1995): “Ni un paso atrás”.

Para las elecciones presidenciales de 1996 volvemos a tener al Loco Bucaram con los eslóganes “Un sólo toque” y “Primero los pobres”. Sin duda sus lemas sabían llamar la atención: Con Abdalá nos hundimos o nos salvamos, pero no seguiremos como estamos”. Esta vez ganó los comicios frente a Jaime Nebot (PSC), sólo que el man duró en el poder poco más de 6 meses cuando fue destituido, ilegalmente por el Congreso, alegándose enajenación mental.

Fue un gobierno turbio donde la corrupción campaba por sus anchas sin pudor; los casos de la mochila escolar y la fiesta que celebró su hijo Jacobo al amasar el primer millón de dólares, en su trabajo de alto funcionario en Aduanas, soliviantaron a la sociedad. (7)

El próximo presidente elegido por votación popular, en 1998, sería Jamil Mahuad Witt, que ganó con el eslogan “Sé lo que hay que hacer y cómo hacerlo”. Fue quien llevó el país a la ruina al rescatar a los bancos a toda costa; además de ser el artífice de la dolarización del país.

La siguientes elecciones del país no se celebrarían hasta 2002 debido a una sublevación militar ocurrida en el año 2000 que, con apoyo indígena, derrocó al presidente constitucional Jamil Mahuad. Obtuvo la presidencia el ex-coronel sublevado Lucio Gutiérrez, del PSP (Partido Sociedad Patriótica), con el lema “Firmes con el cambio”. Dos años después lo estaban corriendo del gobierno “los forajidos”, obligándole a huir del país rateando.

Su contrincante político, Osvaldo Hurtado, del partido Democracia Cristiana, esgrimió el eslogan “Liderazgo firme y oportunidades para todos”. Era el año de la firmeza: contra la corrupción, el desempleo y la inseguridad. (8)

Una firmeza partidocrática que se debilitaba desde el primer día que se tomaba posesión del cargo institucional.

(6) http://elpais.com/diario/1996/05/21/internacional/832629603_850215.html

(7) http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/la-criatura-114939.html

(8) http://diana-comunicacionpolitica.blogspot.com.es/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s