LA PARTIDOCRACIA (6): Hastío y final


El rockero Jaime Pancho hueveando a los políticos (Febres Cordero izq. - Rodrigo Borja dcha.)

El rockero Pancho Jaime hueveando al presidente Febres Cordero (84-88) en 1986, a la izq.; a la dcha. el presidente Rodrigo Borja (88-92). Murió asesinado en 1989; quien sabe si por sus opiniones contestatarias sin Censura (título de una de sus revistas).

Imagen de > http://thefaustorocksyeah.wordpress.com/2013/07/01/historia-del-rock-en-ecuador-i-pancho-jaime/

La política ecuatoriana de la época anterior a Rafael Correa dependía del dinero que se pudiese obtener del estado una vez en el poder según la brevedad del puesto y, también, del que se pudiese donar a la población.

Esta actuación del político medio contada por Félix se ve confirmada, en las palabras del populista por excelencia que fue Abdalá Bucaram, durante las elecciones de mayo de 1988, en la clausura de su campaña, ante más de 30.000 personas, precisamente en la parroquia Febres-Cordero, zona suburbial (es decir, marginal en Ecuador) que nació en los años 50.

mapa-turistico-de-guayaquil (EU 2012) 34%Parroquia Febres Cordero (línea amarilla pespunteada): al norte y al oeste el Estero Salado; al este el río Guayas y el centro de la ciudad. (Ilustración cortesía del periódico El Universo; mapa de Guayaquil publicado en 2012).

parroquia Febres Cordero (Guayaquil)

La parroquia Febres Cordero se divide en 5 sectores: Estero Salado, Batallón del Suburbio, Puerto Lisa, Abel Gilbert y Febres Cordero; a la derecha el río Guayas; del Cerro del Carmen hasta el sector Olmedo representaría el centro de Guayaquil. Arriba a la derecha se ve La Puntilla, entre los ríos Daule (izq.) y Babahoyo: el sector exclusivo de los pelucones y sus urbanizaciones lujosas.

http://wikimapia.org/#lang=es&lat=-2.180689&lon=-79.898415&z=14&m=b

10guayascguayaquilparrurbanasLa 4 es la parroquia Febres Cordero.

Prometió Bucaram que con su llegada a la presidencia ‘comenzará la revolución de los hambrientos, la revolución de la segunda independencia nacional’. El candidato populista ofreció ‘maternidad gratuita, educación gratuita, un banco del zapato para los niños que andan descalzos, desayunos escolares, crédito para el comerciante y minorista y 25.000 sucres mensuales de salario mínimo [unas 5.500 pesetas*] – [* (Mayo 1988), cuando se hallaba el corresponsal de El País en Ecuador; en 2012 serían 61,81 € con inflación española] – ‘. […]

Aseguró Bucaram: ‘Yo inclino mi rodilla sólo ante Dios y ante mi pueblo, este suburbio me hizo alcalde y este suburbio me hará presidente’. Con tono patético concluyó el candidato su discurso y dijo: ‘Tú me das tu voto y yo te doy una escuela. Tú me das tu voto y yo te doy libertad, salud, comprensión’ “. (1)

El historiador Juan J. Paz y Miño Cepeda ofrece la siguiente explicación de este juego entre sabidos: “La posibilidad de que el populismo se haya convertido en un recurso político se asienta, finalmente, en una doble condición de la sociedad ecuatoriana: de una parte, el ‘subdesarrollo’, con sus distintos niveles de pobreza, inequidad, subocupación, carencias de todo tipo para amplias capas de la población, que les vuelve proclives a cualquier mesías, caudillo o líder populista capaz de despertar su interés y atención; de otra, la existencia de fuertes lazos ancestrales y culturales de reciprocidad que también facilita los vínculos clientelares en una relación de ‘dar, para recibir’ “.

Un artículo del periodista Juan Jesús Aznárez (El País) ofrece una visión complementaria, y matizada, de las causas esgrimidas por Paz y Miño Cepeda. Es un magnífico resumen de lo que era el Ecuador, en mayo de 1996, cuando se elige presidente, vicepresidente, diputados (nacionales y provinciales), alcaldes, concejales, etc. donde los “9 candidatos prometieron el oro y el moro a un electorado incrédulo por saturación de incumplimientos”; sabiendo que el voto es obligatorio, “el 60% de los ecuatorianos no votaría si fuera optativo”. (2)

Al resto le quedan las promesas: “ La octogenaria Consuelo Dávila Burbano, mendiga en una confluencia del Ecuador indigente, votará, como muchos desesperados, al populista Abdalá Bucaram – del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE)- para que le asigne una esquina en propiedad. También con la mano tendida, Azucena Guzmán pide trabajo y escuelas”. (3)

Quizá quien mejor ofrezca una explicación pormenorizada del funcionamiento político a nivel local de los partidos ecuatorianos y, por ende, latinoamericanos, donde el populismo y el clientelismo son los factores principales, sea la politóloga Flavia Freidenberg, por medio del siguiente relato de un día de elecciones en el año 2000 con el PRE de protagonista. Está incluido en su artículo “La política se fue de fiesta”, publicado en la revista Nueva Sociedad, número 225, de enero/febrero 2010.

Una soberbia y entretenida narración, medio periodística medio literaria, de 4 páginas DIN A-4, que debería figurar, con todos los honores, en cualquier compilación narrativa de cuentos breves a pesar de su temática. La transcribiré aquí, en varios posteos, por temor a que nadie la lea si únicamente dejo el enlace para descargar el artículo (más largo), donde la autora describe la estrategia clientelar de los partidos; en particular el PRE. Se puede conseguir en el sitio web: http://www.nuso.org/revista.php?n=225. Léanlo. Merece la pena. Yo ya me espero.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s